26 jul. 2009

Historias verdaderas

Fué lo más loco que me ocurrió, creer que al fin todo cambiaría y sería feliz.
Fué lo peor.
Me expulso de su corazón para siempre.



Eras todo lo que yo queria.
Eras la sensación de mantemerme viva, sin importar mas nada.
Hasta que llegó ese fin, que tanto esperaba,
porque todo tiene un final.
Un final que no debí vivir en carne propia.
Aquellas palabras perdieron su sentido de ser.
Y yo, quedé, en medio de una situación que no pretendo revivir.



Todo lo que había soñado, todo lo que anhelaba, todo lo que construí,
se derrumbó, en un segundo.
Todo por tus estúpidas palabras,
por tus sentimientos, que al final, nunca lo fueron, y nunca lo serán.

Aquellos recuerdos que me permitieron respirar por un momento...
Aquellos recuerdos, que me hacen feliz.
Aquellas sensaciones, que me permiten revivir emociones, que me permiten revivir en un solo segundo.
Ha muerto.
Nunca se revivirá.

2 comentarios:

  1. ola pasndo de nuevo a checar tu nuevo escrito es lindo a un que la imagen un poco sadica pero = esta chida un besote...*

    ResponderEliminar
  2. Si no hay texto con Negrita no leo...

    Algunas historias se vuelven amantes de un porque, como el porque de una historia...
    se desvisten tan prolijas como una guarda... y se enredan como gotas de lluvias en un cristal de la ventana...

    Nota: Quiero flan!!

    ResponderEliminar