21 ene. 2014

Hay momentos en los que esporádicamente pienso que pudo haber sido un error, pero hoy después de casi tres años siento que sus acciones hablaron por si solo.
Lo vi en todas sus facetas, cuándo no podía salir de sus cuatro paredes, cuándo observaba cada detalle por miedo a que lo pudieran encontrar, desaparecer sin decir absolutamente nada, pero sabiendo muy en el fondo que iba a volver,  y eso era lo que precisamente ocurría, volvía,las veces que él quería porque sabía que iba a estar. 
Todavía recuerdo cuándo me preguntó si quería ser su novia no fue un momento que yo hubiese querido, las cosas así como estaban, desprolijas, para mí estaban bien, que acepte eso no quiere decir que no vea lo que eran las cosas realmente, nosotros no teníamos futuro, y nunca lo íbamos a tener. ¿Por qué? Porque nunca fue lo suficientemente HOMBRE como para decirme toda la verdad, y cuándo lo supe, me sentí la más estúpida de todas, pero ahí estaba, porque sabía muy en el fondo que esta era la última vez que nos íbamos a ver, te vi de la manera más denigrante que alguien puede ver a otro, ahí abajo en la miseria en la que siempre estuviste, creo que es una buena palabra para definir la situación. 
¿La primera impresión cuándo te vi? ASCO de no haber sido lo suficientemente fuerte como para aceptar que lo que "veía" no era producto de mi imaginación sino que era su realidad, y pasaba a ser mi realidad, algo que nunca acepte, y mirándolo a los ojos le dije, todo esto te lo merecías, el hecho de que estés en esa cama, no me hace incapaz de decirte lo que pienso, hiciste daño, y eso es lo que vas a recibir.
Todavía recuerdo que salí del trabajo, tomé el celular para escuchar música y veo que tenía tres mensajes. Textual decía:
- Hola Marys, soy Pablo, pude conseguir este celular para hablar con vos.
- Respondeme. 
- Recién hoy te pude escribir, y no creas que me olvidé de vos, estoy en el hospital me hirieron en la arteria femoral, estuve en coma, pero ahora estoy mejor.
Cuándo lo terminé de leer no se si fue peor que haya conseguido mi número o haberme enterado que esa vida es la vida que siempre ELIGIÓ tener, pero lo peor de todo fue caer en la MISMA MIERDA de nuevo.
Lo ayudé  en sus peores momentos, apenas podía caminar, y estuve ahí para tenderle mi mano, pero se que hay algo que siempre va a quedar incluso entre nosotros, porque a pesar de trato de comunicarse conmigo hoy las cosas son distintas, hoy soy capaz de decirle que no va a contar conmigo nunca más. 
Porque rompió algo, mi corazón. 

3 comentarios:

  1. La cura para un corazón roto son sus propios latidos, pero cuando algo vale se refleja en un texto como este a fuego vivo.
    Si tiene tiempo queda invitada a pasar por el velero;
    http://veleroalakamotera.blogspot.com/
    Saludos.
    http://youtu.be/iQCSB34lDZQ

    ResponderEliminar
  2. Espero que ese corazón pueda poseer en un futuro no lejano ese calor que tanto se merece.

    Me reincorporo a mi blog de ayuda tras un año muy malo. Si tienes alguna sugerencia déjame un comentario o enviame un correo a la dirección que adjunto en la columna derecha de la página.

    Espero que tengas una muy buena semana. Te espero en mi blog, CLICK

    ResponderEliminar
  3. Al rompernos algo tan delicado como el corazón, crea sentimientos tan fuertes contra esa persona que ha veces se nos pueden volver en nuestra contra, así como un pequeño consejo. Un saludo.

    ResponderEliminar