2 ago. 2010

Un punto y coma tan agónico como sus palabras...



Drasticamente termina por comprender que la vida no es más que una concepción metafórica de lo que nunca tuvo en sus manos,
concluye con la aceptación de lágrimas y un punto y coma en su hoja que mal colocado en ese renglón escribe...


Todos estos años estuve tanto tiempo escondida de mi misma, que a pesar de que lo quiera disimular no puedo más, 
no soporto este peso que llevo en las espaldas...
No aguanto este dolor que me impide respirar en ciertos momentos que necesitaría la fuerza interior que se ha derrocado sin sentido alguno.
Apenas recuerdo su rostro y eso me lastima aún más...
¿Porque para dibujar su rostro en mi mente necesito mirarla un minuto más en un papel?
¿Porque tuvo que sufrir de esa manera?
Las respuestas son tan extensas que apenas las recuerdo.
Apenas recuerdo lo que dejé en el pasado, y lo que queda acá adentro de mi alma.
Es como que vivo con otra persona; trato de sobrellevar esto de la mejor manera.
Cada noche cuándo mis ojos se cierran siento como sus brazos se colocan en mis espaldas y puedo jurar que no soy yo... 
Siento que nadie siente su ausencia, que cada noche cuándo se acuesta en su cama, apenas recuerda que estuvo casado toda una vida la mujer de su vida.
Entre tantas cosas, entre tantas hojas mal apiladas, y palabras escritas que me recuerda la posición exacta que utilizó para escribirlas, y su rostro tan cálido...
Encontré...




"Si algún día llego a faltar por alguna circunstancia que desconozco, no llores...
Simplemente recuérdame con una sonrisa, como tantas de las que hemos vivido.
Nunca temas sentirte sola, porque a pesar de que no esté físicamente con vos... en tu corazón sé que voy a vivir sin pedir permiso.
Nunca olvides nuestra promesa... Porque sé que lo vas a lograr, y no quiero que por nada del mundo, ese día llores de tristeza porque no esté, simplemente quiero que llores de felicidad...
Si esto se puede parecer a una carta, acéptala como tal..."

Con el peso que dejó sus palabras termino de escribir mi último renglón...
Perdón por no ser tan fuerte, como para soportar esto...Aunque el tiempo es reiterado y demasiado repetitivo, sé que esto pronto pasará.

16 comentarios:

  1. ¿Sabes cuál es la parte mala de estas cosas? Que aunque el dolor se vaya, las cicatrices que deja son de lo más feo que hay en el mundo y cada vez que te pones a mirarlas te da una punzadita, para recordarte que ahí una vez hubo algo más.

    ResponderEliminar
  2. Con el peso que dejó sus palabras termino de escribir mi último renglón...

    Me ha encantado esta entrada! Es taan, taaaan ><

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el título, me gusta la foto, y cada palabra que conforma este texto.
    Las palabras que escribimos, las cosas que anhelamos, las sensaciones que no definimos, los recuerdos que aparrtamos, las situaciones que vivimos y cada cosa que lentamente olvidamos...
    Que no es eso una parte más de esa metáfora que conforma la vida? (como escribiste)

    Y cada rebglón del pasado bien se puede separar con un "agónico y perfecto punto y coma"...

    Besos!

    Pd: te deje mensajito en msn Mar!

    ResponderEliminar
  4. A veces no somos tan fuertes como para cumplir con aquello que se nos pide; los sentimientos suelen ganar la batalla.

    ResponderEliminar
  5. Las perdidas siempre dejan cicatrices, que aunque no las veas, están en lo más profundo, rasgandote desde dentro. Tienes que dejarla ir, para darte cuenta que fue lo mejor.
    Como siempre digo "Las despedidas son promesas de nuevos reencuentros"
    Me ha encantado la entrada, consigues sentirte por un momento en la piel de dicha persona.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pero la ausencia se hace a veces tan dolorosa.

    ResponderEliminar
  7. "Nunca temas sentirte sola, porque a pesar de que no esté físicamente con vos... en tu corazón sé que voy a vivir sin pedir permiso."
    genial...

    ResponderEliminar
  8. Me has conseguido emocionar, es una gran entrada. Creo que debemos aceptar a la vida tal y cómo es, aunque a veces nos resulte lo más injusto del mundo. Porque no es justo que se vayan determinadas personas.
    Creo que al final, lo único que podemos hacer es tirar para adelante, llevándolas en nuestro corazón y sabiendo que desde algún lugar, nos están mirando.

    PD: gracias por tu comentario, leeré todo lo que publiques y llegaré a descubrirlo ;)
    Un placer leerte, y un gran blog.

    ResponderEliminar
  9. "Si algún día llego a faltar por alguna circunstancia que desconozco, no llores...
    Simplemente recuérdame con una sonrisa, como tantas de las que hemos vivido.
    Nunca temas sentirte sola, porque a pesar de que no esté físicamente con vos... en tu corazón sé que voy a vivir sin pedir permiso.
    Nunca olvides nuestra promesa... Porque sé que lo vas a lograr, y no quiero que por nada del mundo, ese día llores de tristeza porque no esté, simplemente quiero que llores de felicidad...
    Si esto se puede parecer a una carta, acéptala como tal..."

    Que hermoso, no hay palabras para esto.
    Con permiso lo colocare en mi blog, tranquila colocare que lo extrai de tu blog, tan maravilloso.
    Saludos Marina.

    ResponderEliminar
  10. Me gusta tu nuevo avatar:) y la historia es muy hermosa, y muy triste también! es duro asumir que las personas a las que quieres no están :s un beso muy grannnndeeeee:)

    ResponderEliminar
  11. Llenisimo de sentimiento, se nota. Nunca es facil, con el tiempo se aprende a manejar la ausencia. Increible entrada, como siempre.

    Te queria decir que hoy me cruce con una situacion que me dejo pensando otra vez en tu post de hace unos dias. Trabajo en un restaurante, y hoy entro una pareja, acababan de llegar de la playa, y tardaron mucho en pedir porque el hombre estaba hablando por el celular mucho tiempo, y cuando al fin la mujer me llamo, me dijo susurrando que queria pedir, yo pense que estaba afonica o algo asi.. cuando el cortó la llamada, ella recupero la voz y le pregunto "quien era, tu mujer?"..
    Tenia tantas ganas de decirle lo que te comente en esa entrada, pero no pude.. en fin, esta demas que diga mi opinion, no? :/

    Abrazoo!

    ResponderEliminar
  12. Que lindo! me encantó, que suerte que llegué...

    ResponderEliminar
  13. yo creo que estas cargando con una mochila que el unico peso es que vos misma le cargas. y te estas lastimando injustamente.
    porque el nunca sera parte de tu pasado. va a vivir con vos para siempre, para siempre. y esta bien si cada vez recordas menos los detalles, eso es normal, y es parte de crecer. no hay nada que disculparse, sino todo lo contrario, hay que sonreir con una de esas sonrisas de oreja o oreja y recordar esa sensacion que tenias cuando estabas con el, no importa si no recordas los detalles, lo importante es recordar la esencia.
    algun dia, sin querer, en alguno de mis viajes nos vamos a cruzar por casualidad, y ojala tengamos tiempo de tomar un cafe y charlar de un monton de cosas, o tal vez, para estar un rato largo en silencio.

    un gran saludo amigo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  14. Sniff, que belleza, esas promesas en las que a pesar de tanto dolor, te obligan a sonreir son de las cosas raras y bonitas de la vida.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  15. No hay otro remedio. Los recuerdos son aquello que nos hace humanos. Si no tuviesemos recuerdos no sentiríamos un motivo por el que seguir adelante pues no recordaríamos esas pequeñas (o grandes) cosas por las que seguir adelante.
    Puede que tambn muchos dias andemos en ese sin saber a donde ir... pero como dice una canción (oh! Guns n'Roses <3 jaja te lo traduzco)
    "Porque nada dura para siempre,
    ni si quiera la fria lluvia de noviembre."
    Un día saldrá el sol :]

    ResponderEliminar