15 jul. 2010

La agonía...


Sentir como el peso del alma sucumbe el corazón más fuerte, 
como la voz interior te dice renuncia, todo ya terminó y no hay más nada por hacer. Pero realmente sabés que la única desición es abrir los ojos, secarse las lágrimas, borrar el pasado, y construir una nueva sensación.
Una sensación que se desconoce, que se maltrató, y que se humilló. Una sensación que tendrá que volver a nacer.
Como un cuaderno en blanco, como un cielo sin luna, y como un corazón en agonía.
Hace dos años, ella destinó su único paso lento, poco acelerado, y aunque nunca pronunciado, leve como una brisa de mar.A él...
Caminó lentamente hasta el teléfono más cerca de su casa, levantó el tuvo, apretó los dígitos que su mente había recordado por más de tres años, y lo llamó. 
No sabía con exactitud si él todavía seguiría viviendo en el mismo lugar, pero no le quedaba otra opción que darse la oportunidad que la vida le había quitado.
Luego de varios minutos atendió una jovén mujer, que le dijo cordialmente que Matías, llegaría en menos de un minuto al tuvo...
Malena sentía como el corazón golpeaba su cuerpo con una fuerza terrible e inevitable.
Luego de dos largos minutos, su voz tras el otro lado, se escuchó...
Hola... ¿Quién habla?
Soy... Malena. ¿Te acordas de mí?
Se hizo un silencio abrumador, y tan siniestro que creyó que su llamado no era oportuno.
¿Cómo me voy a poder olvidar? Después de tres años puedo escucharte, y puedo saber que es lo que realmente pasó, porque seguramente me llamastes para eso. ¿No?
No sé si precisamente para eso, porque es un tanto complicado explicarlo por teléfono, pero indudablemente, nada cambió ¿No?
Es imposible que algo haya cambiado, sigo siendo el mismo de siempre, pero con una sensación de ahogo constante. ¿Vos realmente estabas conciente de que nosotros estábamos a punto de casarnos? Y sin razón alguna desaparecistes de nuestro compromiso.
Realmente te amaba.
No sé que es lo que pasó.
Al otro lado del teléfono... Las primeras lágrimas de Malena asomaban por sus mejillas. 
Nunca dudé de tu amor Matías. Y no tenía nada que ver nuestro compromiso con lo que sucedió.
Esa noche, mi celular sonó; fueron dos semanas las que estuvimos juntos, sólo me bastaron dos semanas para enamorarme de vos, y a pesar de que estemos realmente lejos. Hay cosas que no conocías de mí, hay cosas que hasta el día de hoy, VAS a desconocer. 
Y te pido perdón, es lo único que puedo decir ahora.
¿Entonces te puedo pedir una cosa?
Si.
Decime donde vivís, porque ya mismo me estoy tomando el avión para ir a verte.

20 de enero.

Malena indudablemente se había olvidado de como estar preparada para las citas, y aunque no era un encuentro cualquiera. 
Cuando los dos se miraran a los ojos, sabrían si todavía ese amor, sigo vivo.

Matías sentado en el banco de aquella plaza donde tuvieron su primera charla, luego de haberse conocido. Malena baja del taxi, y se dirige hacia él.
Lo primero que puede pensar es lo hermoso que está.
Se aproximó hacia él, lo miró fijamente a los ojos, y acercó su cara y lo besó tiernamente en las mejillas, eso era lo que pensó.
Pero Matías, corrió su cara y la besó en los labios.

Creo que es momento de que me digas que es lo que sucedió.
Si.
Ese día. El día de nuestro compromiso, sonó mi celular, era mi mamá. Estaba en la clínica con mi abuela, y me dió la peor noticia que pudiera haber esperado en ese momento. 
Es algo que pocos sienten, en tan poco tiempo, es un sentimiento que no se puede explicar en palabras, pero que lo sentís tan profundo en el cuerpo, que se va rompiendo como un espejo que cae lentamente en el suelo, sentí como mi cuerpo se iba rompiendo.
Como las lágrimas me iban quemando, y como mi corazón se iba haciendo cada vez más débil, cada vez más agónico.
Y supe en ese momento, que no podía controlar mis sentimientos, supe que no podía conmigo misma.
Y si tomé la desición que tomé, fue porque no iba a poder amarte de la manera que hubiese deseado.
Este es el momento en que entiendo, que este era nuestro momento.


A veces creemos que tomar desiciones sin pensar en los demás, es la mejor "solución", la solución está en 
no caer para poder lastimar lo que más queremos. Y sin razón alguna las desiciones no son las mejores.
El tiempo, es el único que borra la agonía de un corazón a punto de morir.
Y sin pensarlo, los recuerdos se transformarán...


Que siga nevandoo!

14 comentarios:

  1. Como te envidio!!!!!!!!
    Que suerte que este nevando por allá!!!
    Por aca, esta mas o menos...pero no creo que llegue.
    Recuerdo tambien en invierno de 2007, el 9 de julio...cuando nevo en bs as y en otros puntos.
    Te acordas? Yo estaba en carlos paz y nevo tanto...fue realmente hermoso!
    Disfrutalo Mar!!!


    En cuanto al texto...
    Los recuerdos se transforman, si, lo hacen.
    El tiempo ayuda y acompaña, en esa transformacion que tanta falta hace.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. ¿Nevando?
    WAAAW ><
    Yo quisiera que aqui tambien nevara :)

    Beso, beso ^^

    p.D: El texto genial, como siempre!

    ResponderEliminar
  3. El tiempo cambia y arregla muchas cosas...

    Lástima que aquí ha nevado solo una vez desde que nací y tan rápido como llegó, se fue...
    Que dure, que dure!

    Un besín grandote!

    ResponderEliminar
  4. amiga! todos tus relatos parecen uno mas veridico que el otro.. que profundidad en tus palabras.
    el tiempo transforma, el tiempo desviste o abriga los sentimientos y los recuerdos. pero de ninguna manera, los borra.
    Un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  5. Que buen relato!! en serio que genial!!! Cuando lei "¿Vos realmente estabas conciente de que nosotros estábamos a punto de casarnos?" me quede WOW!!! y tuve que leer mas aprisa jeje
    Hermoso texto y QUE ENVIDIA jamas he visto la nieve real, sniff jeje
    Un besaso.

    ResponderEliminar
  6. Como siempre con una buena leccion para la vida...
    Realmente hermoso!

    ResponderEliminar
  7. Las decisiones de ese tipo siempre acarrean problemas... Pero Matías la seguía amando, supo soportar el paso del tiempo manteniendo su amor intacto...
    Tal vez sabía que volvería, que un amor tan grande no desaparece así porque sí, que tuvo que haber un motivo, una razón para dejar de lado el amor que se tenían y desaparecer...
    Y lo hubo. Y supongo que ahora lo entienden, ambos.
    Ella, que el amor sabe durar cuando es cierto, él, que siempre ella lo había querido. Y ambos podrán tener su momento.

    A veces nos precipitamos porque creemos que si salimos de la vida de alguien cuando la nuestra no está bien, así no le haremos mal. Pero esa decisión es de dos, y no de uno. No siempre uno puede saber qué es lo mejor para la otra persona.

    Me alegra ese final. Necesitaba deshacerme un poco el nudo del estómago y las ganas de escribir un post de despedida en mi blog.. xD Tengo la sensación de que ya no hay nada más que yo pueda crear...
    Y no me gusta.

    Te mando un beso, y te doy las gracias por tus palabras, como siempre! ^^

    ResponderEliminar
  8. las agonias debieran extinguirse...

    saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. precioso tu blog¡¡ me tope con el de pura casualidad, y me haencantado¡¡ definitivamente te sigo!! pasate por el mio, igual tambien te gusta!! :)
    http://myloveinthebin.blogspot.com/
    besoos!!

    ResponderEliminar
  10. Impactante, Marina :)
    Por muy alocados que seamos, siempre debemos contar con los demás, al menos con los que verdaderamente importan. Aunque no está bien preocuparse demasiado por el qué dirán :)

    besos!

    ResponderEliminar
  11. Me encanta como escribissssss, no se que mas decir porque me encanto..
    Un besote

    ResponderEliminar
  12. Donde yo vivo nunca nieva, excepto en la cumbre de la montaña. Y, cuando lo hace, es unos días.

    Me ha encantado el relato. Muy bella tu forma de escribir, ¿te lo he dicho alguna vez?

    ResponderEliminar
  13. Ya volvii!! Jajajaja no se si te acordarás todavía pero bueno...el campamento genial, gracias por tu comentario ^^

    Sobre lo que dijiste...si, los recuerdos, un gran enemigo de toda persona, pero yo los incluyo en el paso del tiempo, pues él es el principal culpable. Pero no sé como explicartelo...Yo aprendí a vivir con los recuerdos de esas cosas que jamás se van a repetir, pero no puedo vivir con la idea, de que por ejemplo, no voy a poder volver a ver a una persona otra vez... Una confesión: Llevo enamorada de una persona que jamás he visto, desde hace más de un año, nos odiamos profundamente pero... No hemos sido capaces de dejarnos de hablar xDD Tenemos demasiados recuerdos a nuestras espaldas...aunque sean simplemente de conversaciones. Pero eran muy especiales.

    Sobre tu entrada, me recordó muchas cosas, como no jajaja... Él tambien tomó muchas decisiones sin nisiqiera preguntarme, y ese fue el mayor problema, la verdad, no la distancia.

    Lo siento por el testamento, te seguiré leyendo ;D

    ResponderEliminar
  14. Marina!:)
    Volví por el blog, así que a partir de ahora me pasaré más por aquí!
    Espero que todo te vaya genial!
    Un besazo!

    ResponderEliminar