7 jun. 2010

Tiempo...

Imagen: by_Healzo

El tiempo en tus manos, el tiempo en cada momento que transcurre el día, el tiempo para pensar en ciertas cosas, el tiempo para detener EL momento, pero aún así. No ayuda...
De pequeña cuándo empecé a caminar, supe que nada me detendría para lograr mi paso continuo (sabiendo que no caería), porque tendría los brazos de otros, aprendí a golpearme sola. Tanto que me dolía no darme cuenta el daño que me estaba haciendo... 
Tanto tiempo perdido, tantas lágrimas derramadas en vano, tantas horas llorando escondida entre mis sábanas queriendo olvidar lo que había visto, 
tanto dolor en mi corazón, tanta desconfianza en mi vida, que dejé de creer en ella.
Viví de recuerdos aumentándose con el pasar del tiempo, viviendo de a poco, sin tener en cuenta que el tiempo transcurría.
Me despertaba y no sabía la hora que era, el tic tac del reloj apenas coordinaba un sonido en medio de la habitación vacía de alma, espíritu y vida.
Muchas noches me despertaba queriendo verla sólo una vez más, entre la desesperación de mi llanto, y la locura de mi mente, esa que me jugaba malas pasadas, por momentos creía que volvería o por otras ... Sabía que no regresaría.
No me atrevía a pronunciar... Nunca más. Me daba miedo, me daba terror entender la extensión de esa palabra.
Y cuándo entendí lo que realmente sucedía, fue cuándo me tuve que enfrentar a lo que realmente era...
Débil, solitaria, fría, sensible. Me la pasaba encerrada en mi misma, en algo que ni siquiera puedo descubrir...
No se puede explicar el dolor que se llevaba día a día, no podía hablar con nadie. Porque si lo hacia, lloraba.
No podía caminar sola, porque cada paso que daba me la recordaba...
No podía escuchar su nombre, porque cada vez que lo escuchaba sentía como el corazón se me rompía en mil pedazos, 
no podía escuchar alguna canción que habíamos escuchado las dos... (Un tiempo no muy lejano atrás)
No podía decirle a nadie lo que sentía, no lo iban a entender...
No podía dejar que nadie me ayudara... No lo aceptaba...
No dejaba que nadie se acercara a mí. 
No dejaba que alguien me viera con otros ojos. Me había acostumbrado a estar sola, y eso es lo único que quería. Estar sola. 

Con el tiempo... Superé cada llanto maltratado por mí misma... Ya podía conciliar el sueño, pude empezar a contar lo que sentía, pude volver a hablar de ella sin sentir esas ganas espantosas de llorar. Y aunque lo hago hoy en día, ya no duele tanto como antes.
El tiempo me ayudó a comprender que todo lo que pasa me ayudó a mi. Y a todas las personas que tengo a alrededor mio.
Hoy... saben quién soy... (No en su totalidad).
Sé a donde quiero ir...


Y sé cuáles son los errores que no volvería a cometer...
Uno de ellos.


Dejarme caer...

15 comentarios:

  1. La mejor decisión que pudiste tomar.
    O, mejor dicho, la mejor leeción que pudiste aprender...
    Ese tiempo del que tantas veces renegamos, otras tantas veces lo necesitamos, y aprendemos muchas cosas de el.

    Besos Mar!

    ResponderEliminar
  2. Pero de los errores se aprender, así que es bueno equivocarse...
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es bueno aprender de los errores, más que nada, porque sabes que eso que te acaba de suceder nunca.nunca.nunca va a volver a pasar :)

    Besazos desde París!

    ResponderEliminar
  4. "el tiempo para detener EL momento"

    ojala pudiera

    ResponderEliminar
  5. Hola!
    Permiteme presentarme soy Catherine, administradora de un directorio de blogs, visité tu blog y está genial,
    me encantaría poner un link de tu blog en mi sitio web y así mis visitas puedan visitarlo tambien.
    Si estas de acuerdo no dudes en escribirme a munekitacat@gmail.com
    Exitos con tu blog.
    Un beso
    Catherine

    ResponderEliminar
  6. Tus anteriores sentimientos me han entristecido mucho, pero me siento orgullosa de ti, porque has recapacitado, porque has aprendido de tus errores y nunca volverás a dejarte caer :)

    Eres más fuerte de lo que crees.
    Besos de cristal

    ResponderEliminar
  7. aun sigo atascado en no poder hablar con nadie de lo que siento. no puedo salir de mi mismo.
    por eso el blog y el desahogo.
    me alegro que hayas podido romper esa coraza y te hayas abierto a algunas personas. ese es el camino.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  8. el hombre es el único ser capaz de tropezar dos veces con la misma piedra, memorízatelo con los errores :)

    ResponderEliminar
  9. Yo en un momento me senti asi, y pronto regresaron las ganas de volverte a levantar, quiza no podemos estar seguras de no volvernos a caer, pero haremos todo lo posible por que no vuelva a suceder. Ese tiempo no fue tiempo perdido solo fue una expreriencia que forjo tu camino.

    Un beso grande.

    ResponderEliminar
  10. Marina excelente reflexion y mejor conclusion aun..sabes me identifico con diferentes partes y conceptos de tu entrada y creo q voy camino a cambiar mi mente y asegurar mis pasos para concluir con algo q es mas fuerte q yo...
    nada mas
    un beso grande
    David.V.

    ResponderEliminar
  11. ¿Como te diste cuenta de que realmente ya la habías olvidado?

    Que hacer entonces cuando las memorias te persiguen, deberías decirme como y amaría mas este sitio donde escribes...

    ResponderEliminar
  12. hola guapa!
    solo tengo una palabra que decirte
    PRECIOSO!!!
    me encanto de lo que se trato!
    lo expresaste muy bien
    besitos

    ResponderEliminar
  13. Extrañaba pasar por aquí. (ya sabes, estudios y todo lo demás).
    Cuando uno logra reflexionar sobre lo qe está haciendo, sobre las decisiones para llevar las riendas de su vida, por dónde quiere cambiar... ve qe no vale la pena seguir siendo masoquista. Podemos esperar infinitamente qe alguien nos recoja y nos arme después de una caída, pero creo qe es mejor ser autosuficiente, porqe no siempre habrá alguien.
    Es una de mis entradas favoritas :)

    ResponderEliminar