5 may. 2010

Máscaras... Las apariencias engañan...


 Imagen: by_fotoquid


¿Cómo podría quitar esta desesperación del alma cuándo realmente no se puede?
¿Cómo debería evitar llorar nuevamente?
Es como volver a revivir todo lo que pasó hace más de tres años. Es como volver a sentir su dolor colando sus huesos, sus venas, y su CORAZÓN,
es como encontrarse parada en el mismo abismo que me vió caer una y continuamente.
Es como volver a retrodecer el tiempo, viéndome tan débil, que me entraron ganas de llorar sin razón.
¿Cómo pudieron hacerle eso?
¿Cómo lograron borrar de su memoria su pasado? Ese que amó tanto...
He evitado verme, he evitado caer nuevamente en la rutina que me había planteado, y vuelvo a ser yo.
Le temo al pasado. Y por eso me duele tanto verlo ahí quieto, sin poder hacer nada.
No se pueden imaginar lo que sentía cuándo me dijeron que ya no se podía hacer nada, que había partido, no sabía a donde ir, no sabía donde podría llorar sin que nadie me vea, pero me caía al piso, y me abrazé a mi misma, rogando que lo que escuché no sea verdad. 
Porque si era verdad, tendría que aprender a convivir con ese dolor que me estaba dominando, sin control.
Llore tanto de dolor, que me veían y no sabían que podían hacer.
No había nada que hacer, no había nada que decir, no había tiempo que pudiera recuperar ni mucho menos. Tiempo necesario y suficiente para que me la devolvieran.
No sabía si los días volverían a ser los mismos,
no sabía si podría dominarme a mi misma.
Hasta que encontré una solución "pasajera".
¿Cuál?
Una máscara. 
Fue mi peor error, porque esa máscara no era nada de lo que sería en 10 años. No era nada de lo que yo mismo me pudiera alegrar, ni mucho menos me ayudó. Me hundió completamente.
Y sin poder dominarlo, caí, sin poder conocerme a mi misma, sin poder reconocer en lo que me estaba transformando.
Fue en ese momento que conocí a mi compañero de ruta...






Un papel blanco, y un lápiz.
¿Quién lo iba a imaginar no?
Detrás de esos renglones estaba yo... Queriendo olvidar, queriendo reprimir mis sentimientos. Hasta que tuve el valor de llorar sin sentir tanto dolor, y sin sentir presión en mis espaldas...
Fuí por un momento YO.

9 comentarios:

  1. Coincido.
    En ese papel es donde deposite todo lo que tenia para decir y que por distintas causas callaba.
    Tambien fui yo, sin ninguna de esas máscaras de las que hablas.
    Y me senti mejor.
    Tanto, que a veces, creo que es ese papel, la unica compañia que en verdad me entiende en esta vida.

    Lo que hicimos antes siempre, fue por una razon importante, no porque asi se nos ocurrio simplemente. No.
    Tuvimos motivos que nos llevaron a hacerlo. Ahora, puede que no lo entendamos de la manera que ayer lo hicimos, pero eso, es otro tema,
    Y el papel tiene eso tambien, te ayuda a mirarte a vos mismo y a notar, los cambios que hiciste a traves del paso del tiempo.

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Máscaras... nuestros fieles aliados para fingir sonrisas que sin ser ciertas, pueden parecerlo, pueden asimilarse a aquellas que dibujabas cuando realmente eras capaz de sonreír y tenías las fuerzas para hacerlo.
    Escondiéndote de ti misma, rogando no cruzarte con esa persona en la próxima esquina de tu prisión interna...

    Yo, cuando aprendí a dibujar sonrisas en el papel, ya no tuve que fingir tanto. Las que a mis ojos no asomaban se reflejaban en la superficie lisa y blanca. Lloraban las letras y podía ser yo. Las líneas no te juzgan. El tiempo pasa menos pesadamente. No tienes que esconderte de tus sentimientos, porque ellos se quedan grabados con la tinta de tus recuerdos...

    Bonito, muy bonito ^^

    ResponderEliminar
  3. Me ha encnatado, me he sentido totalmente identificada en algunos momentos (por no decir todos).

    Besos desde Francia!

    ResponderEliminar
  4. Todos tenemos una mascara, la diferencia esta en como la ocupamos, yo igual que tu la ocupe como refugio de todo, para evadir la realidad y eso me hizo mas daño que bien, pero fue tan agradable encontrar aquel trozo de papel que no te criticaba ni reprochaba nada, que solo nos otorgaba el poder de desahogarte y lo mejor de todo ser tu misma sin mascaras, solo tu.

    Increible escrito como siempre
    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. yo en lugar de una mascara, me aleje, me aleje de todo aun estandoi muy cerca, congele mis sentimientos.
    y como vos, fui yo con loq ue escribi. recuerdo escribir a diario, mi mano movia el lapiz a la velocidad de la luz y mi cabeza escribia sin pensar.
    aun hoy, me resuelta dificil romper con esa distancia.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  6. Papeles donde se imprimen los avisos del alma, que invitan a conocernos, a publicarnos. Papeles que con el empujón del brazo de la vida, se dispersan sobre el campo de juego de esta preciada existencia, para que en una grito de lápiz negro podamos liberarnos de los consejos de las musas inspiradoras. Papeles para cobijar las ofrendas de traviesas letras que hacen rondas de palabras, y forman estos sentidos regalos que uno lee a diario. Se agradece por ello…
    En cuanto a las mascaras, sugieren un escondite arrepentido, pues dejan a la luz, lo más importante y sincero que poseen las personas: la profundidad de la mirada.
    Un cariño por el regalo….

    ResponderEliminar
  7. A veces llorar es liberado. Otras veces es simplemente una forma de vaciarte para intentar empezar de nuevo, si se puede.

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  8. Siempre hay oportunidades de empezar de nuevo, sobretodo si la gente que nos rodea nos quiere y nos banca en todas. :)
    Un besito!

    ResponderEliminar
  9. holaas....sabes..yo tambien me siento yo cuando escribo...sin mascaras sin miedo a ser y demostrar q soy quien soy...buscando olvidar y todo lo demas...
    kariños David.V.

    ResponderEliminar