11 may. 2010

Lo que nunca pude decir...



No me mira, no me habla, es como si no existiera. ¿Qué cruel no? 
Siempre se creyó que yo lo odiaba, que lo único que quería de él podría ser dinero, o otra cosa. Vaya a saber porque tiene ese pensamiento, cuándo nunca le pedí plata para comprarme algo, porque no lo necesitaba, o simplemente pensaba que sería mejor esperar un tiempo o el mes entrante para no hacer un gasto indeterminado. 
Nunca me preguntó... ¿Cómo andas? Lo que más desié en esta vida es hablar con él, que sea mi mejor amigo.
Que sepa cuándo estoy mal, cuándo estoy bien, cuándo necesito solo un abrazo.
Pero no sé.... Sé que él es así, por la vida que tuvo... 
No conoció a su mamá, ni por una fotografía, todos le negaron esa posibilidad... Tuvo que escaparse de su casa por los maltratos de su madrastra, y salir a trabajar para ayudar a sus hermanos a los 11 años. No se crió en un ambiente familiar, no creo que nadie le haya enseñanza a demostrar su amor a sus hijas. Pero nadie de nosotras, nadie de sus hijas, tuvo la culpa de su historia.
¿Cuántas veces intenté acercarme a vos, y nunca recibí nada?
¿Cuántas veces me vistes desgarrada de dolor y no hiciste nada?
¿Cuántas?
Aunque creo que en algún punto de tu vida, te habrás planteado porque siempre hiciste diferencias, y sé también que nunca lo vas a aceptar, por más que no lo digas... Sé que mi hermana es todo para vos... 
Y yo... seré algo que nunca esperastes, sentí amor solamente de mi abuela... Después de los demás, desprecio, golpes, burlas, maltratos. Pero ya es pasado, y está guardado en alguna parte de mi mente, una parte llena de dolor...
Nunca supiste como en la escuela se burlaban de mí, nunca supistes que yo era el centro de la burla de cualquiera, y mientras esperaba que vos dijeras algo, no pronunciabas ni una sola palabra...
Me mirabas... Y te dabas media vuelta, y te ibas... A tocar la guitarra como cada mañana... 
Como cada semana, 
como cada año...
¿Y nosotras?
La única protagonista de mi historia eran mis lágrimas, era mi disolución de la vida misma.
Siempre me pregunté, porque nunca podía ser feliz, si era lo que quería, era lo que tanto deseaba, era lo que nunca obtuve.
- ¡Dejá de llorar! No te hagas la víctima, vos ya no sos mi hija.
__ No voy a dejar de llorar. Porque sabes que tengo razón, sabes que siempre la quisiste mucho más a mi hermana que a todas nosotras, nunca lo aceptaste y eso es lo que más me duele.
- Esas son porquerías que tenés en tu cabeza, que te inventas vos para peliar conmigo...
[...] Después, varios minutos de esa situación, se fue a la pieza agarro toda su plata y me la tiró en la cara...
Creo que fue la gota que rebalsó el vaso. Fue la situación que más me dolió, fue el sentimiento que no puedo describir, y fue la situación que nunca imaginé, la que nunca quisiera que viva nadie, y la que terminó de hundir a mi corazón...
Nunca entendió que nunca quise su puta plata, nunca quise que me haga una cosa así.
Simplemente le quería preguntar...
¿Por qué hace tanta diferencia? ¿Por qué no me quiere? Lo único que quería es que se dé cuenta de que me duele cada rechazo, cada golpe que me dio, y cada palabra imunda salida de su boca...
Lo peor de todo es que nunca lo va a aceptar... 
Y lo más triste de todo, es que nunca va a pedir perdón... 






¿Cómo le voy a explicar que siempre ha sido lo suficientemente cobarde para no aceptar la verdad que delatan sus ojos?
Cómo lo voy a mirar a los ojos y le voy a dar aquella carta que le escribí, diciéndole todo lo que lo amaba, si lo destruyó todo...
Lo quebró en mil pedazos de la peor manera... 
Y todavía me pregunto... ¿Porqué siempre fuiste así papá?

12 comentarios:

  1. "La única protagonista de mi historia eran mis lágrimas, era mi disolución de la vida misma"
    Increíble... Cada vez conozco más tu historia, Marina, y me sumerjo más en ella (con tu permiso). Una niña debería tener un padre, que le regale abrazos y palabras de aliento, no que le lance el dinero a la cara :(
    ¿sabes? él se lo perdió. Cuando consigas todas tus metas y enseñes a tantos niños a sonreír.. se tragará sus palabras, se tragará su dinero :)

    ánimo! :) un beso enorme

    ResponderEliminar
  2. Tu historia. Vas componiendo poco a poco un puzzle que se me antoja conocido. Pero tus palabras se me adhieren a la piel y me atrapan por sorpresa.
    Y tras algunas lágrimas que escapan en silencio, puedo verte gritando. Gritando a todo aquello que te hizo tanto daño...
    Porque recibir ese dolor de alguien a quien quieres duele más que los hachazos del tiempo, y por más que se luche, eso quedará ahí, pegado en tus recuerdos. Incapaces de soltarte.

    Y me siento impotente. No me gusta crecer o sentir que crezco mientras mis fuerzas siguen flaqueando tanto como antes.
    La angustia es pegajosa. Y no quiero que te atrape.

    Brilla, brilla como la estrella que eres.
    Y di todo lo que no pudiste.

    (K)

    ResponderEliminar
  3. Me parece arrancado de una pesadilla lo que acabas de narrar ojalá sea solamente lírica, y no tu caso personal. lastiosamente los hijos tenemos dos alternativas o continuar la historia que nos enseñaron con su ejemplo nuestros padres o cambiarla, para bien o para mal. Minetras somos adolescentes nos va a doler el trato desigual de neustros padres, mientras no nos sintamos ADULTOS, nos vamos a revolcar en el dolor, pero cuando nos SINTAMOS ADULTOS vamos a mirar esas cosas, en su REAL DIMENSIÓN: como sufrimientos que nos hicieron crecer y madurar; y ser las personas que actualmente somos (ojalá que buenas, porque muchos encuentran en estos malos tratos las excusas perfectas para ser malos)Un besote Marina ¿Por qué no me das tu teléfono? ¡¡sería genial oir tu voz y charlar!!! ¿no? Un abrazo el mío es 2472470 pero creo que se le agregan números del país y la ciudad.

    ResponderEliminar
  4. los papas. un personaje distinto en cada historia, porque te puede tocar el mejor papa del mundo, o el peor papa del mundo.
    hasta que un dia te das cuenta que tu papa no es mas que una persona mas entre la gente y que un dia tuvo un hijo, que sos vos. ahi te das cuenta que el no es superman, ni se las sabe todas. tiene mas años, nada mas. mas años de experiencia, mas años lastimando gente, mas años salvando vidas. pero claro, titulo de padre solo tiene una persona en nuestras vidas, y cuando no es como en las peliculas, uno se pregunta por que.
    abrazate a tu mama. querela, hacete fuerte. para tu papa, algun dia tendras tiempo, o quizas no.

    ResponderEliminar
  5. Nunca digas nunca pero tampoco siempre, a veces las personas nos sorprenden, tanto para bien como para mal...

    ResponderEliminar
  6. El porque no lo tngo y lo busco hace años...
    He vivido cada una de las cosas que describiste y las sufri en el momento en que sucedieron y hoy, en el presente...
    Solo puedo decirte lo mismo que yo me digo...
    los padres al final, terminan dándose cuenta de sus errores, y de que nosotras realmantte valiamos mucho, pero lamentablemente siempre es algo tarde...
    Porque el dolor ya lo sentimos y fue demasiado grande...

    Besos!

    ResponderEliminar
  7. A muchos nos ha pasado este tipo de cosas, yo diría que hay cosas peores en la vida.
    Pero tranquila, todo va a pasar...

    ResponderEliminar
  8. Día a día la protege aunque no tenga razón. Día a día hace lo mismo. Y lo peor es, que en mi caso, lo hace por miedo a que se vaya de casa. Y no se da cuenta que poco a poco me está hundiendo. Que ya está ciego por lo que se ha autocreido.

    Me gustó mucho tu escrito. Me hizo saltar las lágrimas jejeje

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  9. No hay familia perfecta y cada vez que nos adentramos a alguna encontramos algo que nos asusta.
    Creo que siempre hay que aprender a perdonar y tener la consiencia tranquila, porque cada quién decide que sentir y nadie puede reprochar un sentimiento aunque tenga razón.
    Todo en esta vida se paga y no hay ni siquiera que meter la mano.
    Pero siempre hay que pensar en nuestro bienestar, no podemos obligar un sentimiento, pero nadie no lo puede obligar tampoco y aunque duele hay que aceptarlo, pero nunca tolerarlo.
    Saludos

    ResponderEliminar