13 abr. 2010

Agustina y Mario.


 Imagen: by_alexkatana

Hace tiempo Agustina tenía ganas de hablar con él, aunque desconocía las razones, su voz era realmente intimidante, dulce, bonita y acojedora.
Mario, era locutor de una radio reconocida de Mar del Plata, que se sintoniza todos los días, exepto los domingos, de 19 a 01 hs, particularmente cuándo tenía ganas de hablar con alguien, el nombre de Mario retumbaba en la mente de Agustina sin conocer las razones.
El sábado se sentó frente a la computadora, abrió su casilla de e-mail, y copió la dirección del correo electrónico de Mario.
Le pedió su tema preferido. Metallica: Nothing else matters. 
A medida que sus dedos iban conformando las palabras que tenía en su mente, concluyó con: "Por cierto, tenés una voz realmente dulce y bonita".
Agustina jamás se imaginó, que respondería a su pedido, y muchos menos lo que pasó con el transcurso del tiempo.[...]
Mario le respondió de una manera muy amistosa, y le dijo que maso menos en una hora correspondería a su pedido. 
Pasaron dos horas largas en las que Agustina se deleitaba con su voz, y sin siquiera esperarlo. Volvió a abrir su casilla de correos, y ve: mario@103universo... Le había escrito de nuevo, su corazón empezó a acelerarse rápidamente y abrió con mucha tranquilidad su correo. Mario le dijo en sencillas palabras que la disculpe por la tardanza.
Abrió la hora 22 con el tema que Agustina pidió. 
Pasaron los días, y cada vez, pensaba con recurrencia en él. Maso menos, por las fotos que vió, tendría algo de 40 años, y a pesar de la excesiva diferencia de edad, que calculó en 20 años. No le importo.
Empezaron a escribirse diariamente, Mario le pasó su casilla personal, para hablar cómodamente sin distanciamientos, y casi de manera directa. 
Aunque pasaron varios meses, para que pactaron un punto de encuentro, parecían almas gemelas, aunque no lo sabrían hasta que se miren a los ojos por primera vez.
Un 11 abril del año 2009, se encontraron en la plaza "Victoria", a pasos del mar. Agustina llegó diez minutos antes de las 4 de la tarde, se sentó en el primer banco que vió, pasaron dos interminables minutos. 
A una cuadra puedo devisar a Mario, vestía una camisa blanca, sus ojos azules se asemejaban y compenetraban con el color del mar, su paso era más bien lento y pronunciado, con un jean gastado de color negro. Y en sus manos traía un papel. 
Se cruzaron las primeras miradas, los primeros rozes inusuales de sus cuerpos. Sus caras estaban enfrentadas rozándose como si se desearan desde hace tiempo. Luego de varios minutos de silencio en las que las miradas se compenetraban armoniosamente.
Agustina le preguntó.
- Mario, ¿Cómo andas?
"Antes de que digas algo más. Tengo planeado una velada para nosotros, casi perfecta. Quiero que me acompañés a la radio, y seas mi acompañante toda la noche. "
- Que bonita invitación, con mucho gusto acepto. 
Hablaron hasta entrelazar sus bocas formando sólo una. Se besaron apasionadamente, sin importar nada más... 
Caminaron hasta la radio. 
Donde Agustina escuchó las más bellas frases de amor...
Mario presentó a toda la audiencia al amor de su vida. (Si así la presentó)
Le preguntó al aire si lo quería...
Y agustina le respondió. Con una voz cálida y hasta un tanto avergonzada...
Con toda mi alma y mucho más...

9 comentarios:

  1. Muy dulce!!!
    Me ecanto!!!
    Y lo que mas me identifico fue el tema de Metallica, el cual tambien es mi preferido y el que me da el nombre que uso para escribir.

    Me encanto leerte hoy!!

    Besos!

    ResponderEliminar
  2. Qué foto tan bonita y qué texto tan tierno :)
    ¡Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. Qué tiernos :) me has arrancado una sonrisa enorme.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  4. Tal vez el día lluvioso, nostalgias de haber pisado suelo marplatense, tal vez la situación de espera (cuando uno acuerda un encuentro el tiempo infinito se agudiza siempre en algunos minutos antes), tal vez la necesidad de volver a disfrutar el roce de la farola sobre la anochecida playa, tal vez hayan sido esas pequeñas oportunidades que han hecho que disfrute este relato. Gracias

    ResponderEliminar
  5. Dulce dulce, un amor de primavera, fresco y actual.

    Me encantó!

    Ojalá yo también encontrase a mi "Mario"

    Cuidate ^^

    ResponderEliminar
  6. Y quien carajo puede negarse a esa invitación...Yo no conozno a nadie a aún

    ResponderEliminar
  7. una historia preciosa :) muy romántica y tierna :) un biquiño de boas noites :)

    ResponderEliminar
  8. Texto precioso y foto genialosa! Gran entrada, si señora ;)

    Besos desde Francia

    ResponderEliminar