15 abr. 2010

Agustina y Mario. Parte II


 Imagen: by_alexkatana

Agustina no sabía si lo que estaba pasando era lo que había soñado algún día. Obviamente siempre soñó con ese tipo de amor, casi de película, pero nunca creyó vivirlo de esa manera tan impresionante. (Si esa era la palabra).
No encontraba palabras para describir todo lo que sentía día a día, no soportaba la ausencia clandestina de su amor. 
Ya no era un amor platónico. 
Ya no era un sueño.
Ya no era un sufragio de amor. 
Lo sentía palpando ahí adentro, en su corazón, penetrándose en la sangre, y en la piel.
- ¿Qué tanto me amas? Preguntó esporádicamente Mario.
Mucho más de lo que te imaginas, mucho más de lo que te puedo demostrar... ¿No te das cuenta que sos mi sueño hecho realidad? Y aunque caminemos tomados de las manos como dos adolescentes, y las miradas de los demás se pozan en nosotros. 
Pienso que realmente se dan cuenta del amor que nos tenemos. Es tan grande que no lo puedo contener. 
- ¿Sabes una cosa? Cuándo me mandastes ese primer e-mail, me sentí raro. No sé como explicarte. Unos días atrás, me sentía vacío, era como que suponía que algo llegaría y me cambiaría por completo. No sabía que podía ser, no sabía con que me iba a encontrar. 
Pero no quería sufrir de nuevo y mucho menos por amor. Había dejado de creer en él, desde el momento en que yo mismo, ví a mi ex novia besándose con mi mejor amigo. 
Cerré mi corazón de una manera realmente abrupta, pero sólo eso pasó hasta el momento en que te conocí. 
Cambiastes mi vida Agustina, la cambiastes de una y mil maneras posibles, me hicistes creer nuevamente en el amor. 
En el amor verdadero. Y por sobre todo en mi mismo.
Quiero despertarme cada día de mi vida, a tu lado.
Quiero dormir todos los días de mi vida a tu lado. Sin dejar de mirar tu hermoso rostro. Y por sobre todo, quiero amarte cada día de mi vida. Como si fuese el primero.
Hagamos una promesa. Siempre quise tener una, y vos sos la persona de mi vida. Quiero que todos los días de mi vida, me digas tiernamente cuanto me amas.
21:45. Mario vuelve a retomar su voz en el micrófono de la radio. Responde a cada uno de los pedidos.Tomó las manos de Agustina y lleyó aquella nota que tenía en sus manos la primera vez que se miraron a los ojos.


"Antes de conocerte sé que serías mi amor. 
No importa que tan diferentes seamos,
no importa la diferencia de edad que tengamos.
Pero si importa, que nos amemos como hemos hecho en silencio.
Me creerías si digo... ¿Qué te amo antes de conocerte?"




Para aquellos que no leyeron la primera parte: Agustina y Mario.

15 comentarios:

  1. Por primera vez en mi vida, sale el lado tierno de Marina. Raro. Pero cierto.

    ResponderEliminar
  2. Waaaw! Me ha fascinado lo ultimo, aaai, que palabras tan geniales ^.^

    Besos desde Francia!

    ResponderEliminar
  3. Me mato la imagen..q bella y no tiene tiempo..uno esta enamorad@ del amor..asi que es desde siempre

    ResponderEliminar
  4. Que lindo, no sabes cuan identificada con este texto me siento. Y lo digo de experiencia propia,debe sentirse muy afortunada ella. Un abrazo =)*

    ResponderEliminar
  5. Estaba pensando justamente lo que vos aclaraste en tu comentario.
    Es tu lado tierno, romántico y al perfecto estilo de los libros que lees...
    Si, se que vas a decir que "exagero", pero en ese caso lo siento, yo lo creo asi.
    La historia ya te dije hoy, me encanta.
    Sobre todo por el tema de que el es locutor de un programa de radio, lo cual me recuerda algunas cosas, (que ya te contare para que entiendas)...
    Realmente me encanta el texto...
    Y me quedo con la última parte sin duda alguna, donde le hace esa pregunta que he escuchado...
    Si, suena loco, pero me la han preguntado.
    Y mi respuesta fue un profundo y sincero si.
    Quizas o seguramente el unico si que puedo mantener en toda mi vida.
    Creo que se puede amar de esa manera.

    Pd: los premios, serían todos, pero si queres elegir uno solo hacelo, lo dejo a tu criterio. Lo que pasa que no habia tenido tiemp antes de exponerlos y lo hice todo junto.

    Un beso enorme!!!

    Ah, el taller cada vez me gusta mas!!!!

    ResponderEliminar
  6. "Mucho más de lo que te imaginas, mucho más de lo que te puedo demostrar..."

    me ha encantado esta frase :) es imposible encontrar una palabra que abarque ese sentimiento tan grande.

    Me encantan estos dos, son muy tiernos.

    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  7. Qué linda entrada Marina, oye me has sorprendido con un enfoque distinto de la vida ¡qué bien! Ojalá que los protagonistas lleven a buen termino su relación, que formenb su hogar y den frutos, en suma que se haga y desarrolle la vida en ellos, en representación del mundo, un mundo mejor quise decir. Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. Que tierno.
    Sin embargo, si a mi uno viene a decirme eso, pensaria que es un chamuyo para darle celos a la ex novia.
    Aunque: tengo que admitirlo. Con esas palabras, me puede!
    Un beso :)

    ResponderEliminar
  9. Me has sorprendido realmente! Me gusta mucho esta forma de escribir tuya, sinceramente me gusta más verte así de tierna! ¡qué adorable! :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
  10. PD: Me acabo de dar cuenta de que lo de tus comentarios pone: "Historias escritas en palabras" jaja. Iba a ponerlo en mi blog, pero no lo haré para no copiarme jaja.
    Sólo quería decirte que me gustó :)
    Un beso guapa!

    ResponderEliminar
  11. cuando los sueños se hacen realidad.
    nada puede contra eso, salvo claro, desear ajustar a la otra persona a eso que amabamos antes de conocerla.
    perdon.- le corte el romanticismo.
    muy linda la historia.
    un saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  12. :))) uauuuuu!! Genial y encantadora historia! Me encanta:)))) me encantaaaa!! Te sienta muy bien ese lado tierno:))) un grandísimo beeesoooo:))))

    ResponderEliminar
  13. Simplemente preciosa.
    Me enamoré perdidamente de la historia. Es demasiado buena, Marina.
    Sé que ya te he dicho que me encanta como escribes, pero tengo que repetirlo. Tienes verdadero futuro para esto, de verdad.
    Volví al blog y ahora también volveré para no perderme de estas entradas tan maravillosas!
    un besote (:

    ResponderEliminar
  14. Nos movemos direccionados, atraídos, persuadidos, incompletos. Hasta que entre todas las burbujas que forman el espumoso manto humano aparece la mitad justa, para fusionarse, y despegar de la mano del viento del amor. Me alegro por esta muchacha que ha podido confirmar sus sentimientos. Gracias por el relato.

    ResponderEliminar