6 dic. 2009



Esta es una de las historias más tristes que he escuchado…

Su mirada se perdía constantemente en las palabras que se pronunciaban constantemente…
Su mirada era triste, perdió su brillo (hace demasiados años).
Comenzó a relatar que su hija era una niña normal. De un carácter sumamente tierno e indefenso por la edad. ¿Qué provocó que llegara a ese punto? Porque empecé a sentir que lo que tenía que decir era demasiado triste como para no me haya percatado de algo así.
Sus manos no paraban se secar sus lágrimas, no quería ser vista en una situación así. ¿A quién le gusta llorar frente a personas “desconocidas”? A nadie…
Pero aún así continuó, con los ojos empapados en lágrimas…
Tenía tan sólo 16 años cuándo su hermana mayor se puso de novia con un chico que pasó a ser su obsesión continua y abrumadora…
Empezó a conocer varias salidas rápidas o soluciones inadecuadas para lograr algo que la terminó matando en vida.
Cuándo victoria de 17 años, vio que su hermana, se iba a casar con el amor de su vida, no encontró otra escapatoria… Que suicidarse, seguramente, era lo primero que se le cruzó por la cabeza…
Se ahorcó.
Su familia, la encontró en una situación que ustedes mismos se la pueden imaginar, estaba casi muerta (repetía su madre constantemente).
Rápidamente la llevaron a la clínica, donde fue salvada de milagro…
Anteriormente, patricia (la madre de victoria) comentó que años atrás, cuando tenía 12 años sufrió un fuerte accidente, del que salvó su vida.
“Tiene que cumplir una función en esta vida”.
Después de 5 años… Victoria tiene cecuelas graves, de las cuales una de ellas es: No poder hablar.
Sumado a la depresión que vive en su conjunto la familia.



Aveces muchas de nosotras estamos mal, por pequeñas cosas o algunas demasiados fuertes... Pero al escuchar estas cosas... Algo en nosotros tiene que cambiar...
Algo tiene que provocarnos. Como para empezar a salir de nuestro hueco.

2 comentarios:

  1. Sí, los humanos cada vez nos deprimimos por las cosas más estúpidas, cuando hay verdaderas desgracias por el mundo.

    ResponderEliminar