9 ago. 2009

Secretos del alma


Lo tengo que olvidar, lo tengo que sacar de mi mente, de mis pensamientos, de mis recuerdos…

Aunque lo quise de verdad, no valió la pena.

Lo sintió, y él encontró con quien estar.

Sigue llamándome, por razones que desconozco. Por razones que no quisiera conocer.

Déjame ser…

Déjame ser la que te olvide lentamente,

Déjame ser la que seque mis últimas lágrimas, déjame ser…

Esa niña que quiere volver a ti, esa niña que seguía continuamente tus pasos, esa que lloraba de alegría y no de tristes acontecimientos.

Déjame ser, la dueña de tus sueños rotos,

Déjame ser inolvidable.

Hoy sólo permíteme olvidarte por completo.

Dejé esta madrugada en mi maleta las lágrimas olvidadas, escurridas en conversaciones con mi otro yo…

Déjame derramar las lágrimas necesarias, lo necesito. No digas nada.

Nunca lo había dicho… Todo este tiempo, él fue mi única salvación, fue esa pequeña luz en mi habitación pintada de oscuridad…

La hora marca 20:35 hs, y sigo recordándolo.

Le confesé mi amor, le entregué mi corazón.

Y sus palabras fueron:

A veces es tarde, a veces lo único que faltaba hacer, eras que tomes este mismo valor y decir lo que guardó por tanto tiempo (tu corazón).

Yo no soy así, lo lamento, soy poco expresiva.

Que irónico me resultó, en esa conversación, lo único que trato fue de develar mis palabras, lo logró, se burló, y se marchó.

No termino de comprender absolutamente nada…

Y mi corazón tapa sus malos recuerdos, con sentimientos confusos, con sentimientos que no lo llevan a ningún lado… Sólo a la perdición.

Pasos olvidados,

Sentimientos muertos,

Amores dolorosos,

Sombras. Que reflejan sentimientos encontrados.

Me duele creer que vivo cometiendo los mismos errores,

Me duele creer que nadie nota nada en mí,

Me duele creer que nadie creerá mis palabras…

Y me duele pensar, que no lo volveré a ver…

1 comentario:

  1. Déjame ser...
    Me identifica mucho esa frase...muchas veces lo he pedido...
    Muy linda tu entrada ^^

    ResponderEliminar