18 ago. 2009


Me destroza el alma haberle dicho... Que lo extrañaba,
que necesito verlo aunque sea 5 minutos...
Me destroza entender que pude liberar todo el amor que le tengo a él.
Quiero y entiendo que no podrá estar conmigo... Jamás.
Cuándo supe que no lo volvería a ver continuamente,
cuando supe que no lo volvería a ver todos los días (como antes lo hacía).
Le dije que nada sería igual. Que el tiempo mataría el amor que nos teniamos.
Que amordecería cada uno de nuestros sentimientos.
Pero fue todo lo contrario (cosa que no esperaba), fue lo más lindo y tierno conmigo,
aunque nada de lo que sintiera, sería verdadero, él sigue a mi lado.
¿Porqué? No lo sé.
Regresó...! Me pidió explicaciones...
Le pude decir que me moría por saber de él, pero que sin embargo... No lo hacía.
Le pude decir que todo este tiempo se volvió catastrófico porque no tenía noticias de él.
Porque aunque él no creyera nada de lo que le pude decir.
Transformó mi mundo, lo dió vuelta en un segundo.
Aceleró mi corazón de una manera brusca.
Y me dijo.
"Yo como un tarado estuve esperando que me digas todo lo que me dijistes. Te extraño y me abandonas. Te necesito y no estás. Me pone mal no verte".
Te odio, por ser así conmigo, por darme esta locura, que no me permite olvidarte,
por...

1 comentario:

  1. Te vengo leyendo hace unos días y me encanta como escribís :)
    Marina es un nombre que me gustó diez veces más después de haber leído el libro de Carlos Ruiz Zafón que lo tiene de título. No viene al caso, ya se jaja, pero lo tenía que decir.
    Un beso

    ResponderEliminar