6 sept. 2011

Puro





Caminé las cuadras faltantes para llegar a la casa de mi abuela. Tomé el camino que había tomado tiempo atrás, aquella anciana de ojos celestes ya no vivía en la misma esquina, la casa tenía un aspecto totalmente diferente. Las cosas cambian, como la manera de ver las cosas. El camino era totalmente diferente a lo que mi memoria recordaba, las hojas de los árboles eran más gruesas, la corteza era mucho más débil. Y tenía miedo de encontrarla diferente, con más arrugas de las que recordaba, 
tenía miedo de verla un poco más viejita, 
tenía miedo de reconocer que cuánto más pase el tiempo, menos probabilidades tendría que retenerla a mi lado.
Sus ojos se iluminaban a verlo, sus manos comienzan a recorrer sigilosamente el rosto de el hombre que permaneció a su lado por unos 25 o 30 años, su mirada hablaba, 
callaba el amor, y gritaba en silencio cuánto lo amaba...
Su amor era tan grande que sus ojos hablaban sin que ella pueda pronunciar una sola palabra, era amor en todos los sentidos...


Ya frente a la casa, miré por la ventana que daba directo a la cocina, pero no la vi, no la podía encontrar con la mirada, mi sonrisa era casi perfecta, podía imaginar en mi mente, como estaría vestida. 
Seguramente estaría atrás, recogiendo alguna versión olvidada de palabras.
Dentro de su habitación encontré una carpeta con muchas fotografías, me senté en su cama, y pude percibir su perfume en el ambiente, cerré y los ojos y frente a mi mirada encontré una foto muy linda, estaba ella, en un primer plano... con una sonrisa casi perfecta, llevé mis manos a la cara, y comencé a secar mis lágrimas porque me era imposible contener las lágrimas en semejante situación.
La casa era la misma, porque era como una pequeña caja llena de recuerdos, plagada de sonrisas, lágrimas, y por sobre todo... Porque me hace recordar que el camino puede ser el mismo, pueden estar aquellos detalles que al mirarlos, hace que lo ames aún más, pero no estaba lo más importante. 
Sé que duele con todo el alma, permanecer en la noche oscura de la habitación despertando con lágrimas en los ojos, porque el sueño fue lo suficientemente real como para hacerme llorar, al recordar que su sonrisa me ilumina como su voz en mi memoria.





14 comentarios:

  1. Los recuerdos pueden hacernos reir... o llorar pero yo siempre seguiré pensando que recordar no es para nada malo...

    ResponderEliminar
  2. Recuerda que los poetas sólo se encuentran bajo las letras perdidas de los versos...

    ResponderEliminar
  3. bellisima entrada!!
    los recuerdos del corazon son para siempre,guardalos siempre ahi pèro con una sonrisa,besos!!

    ResponderEliminar
  4. A la orden :D Espero lo disfrutes. Que tengas un lindo día, y qué entrada más linda y melancólica. <3

    ResponderEliminar
  5. Hay recuerdos que por mucho tiempo que pase no dejan de desvelarte por las noches...
    Aunque con el paso del tiempo, se recordarán con una sonrisa :)

    Un beso enorme!
    (L)

    EMME

    ResponderEliminar
  6. Las personas no desaparecen mientras que tú no dejes de recordarlas :) Y los recuerdos tampoco.
    Un beso enorme!<3

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  9. Siempre dije que si algún día llegaba a soñar con mi papá no sabía lo que haría. Sentía que no podía, que no era capaz de soportarlo y tenía mucho miedo. Curiosamente, él, parece haberlo sabido, escuchado, o quizás,no quería verme. Porque jamás se me presentó en un sueño.
    Lo agradezco. Porque me da demasiado miedo y se que voy a ponerme muy muy mal.
    El tuyo, fue muy lindo. Ella reía, estaba linda y la veías contenta. En fotos, pero finalmente, la veías y sentías lo que podría haber sentido en el momento que le fueron tomadas. Y eso es especial.
    A lo mejor fue su forma de comunicarse con vos, y darte tranquilidad y llenarte de bonitos recuerdos y de sus mejores momentos.
    Por otro lado, desde que te conozco, me impresionó la conexión que puede existir entre dos personas, enserio. Es tan grande y único que creo que debes estar absolutamente orgullosa.
    La forma en que ambas almas se encuentran más allá del espacio y el tiempo me encanta, me enternece y siempre siempre, me emociona hasta las lágrimas.

    Un beso enorme amiga!

    ResponderEliminar
  10. Hola! Vine a contarte que el estaré en España en algunos recitales de poesía y también para seguir presentando mi novela, Detrás de las sonrisas. El 29-9 estaré en Cordoba, en la Tetería Omundo, después, el 6, 7 y 8 de octubre en Ourense, y del 15 al 19 de octubre en Zaragoza. Ya te iré diciendo los lugares y si se agregan otras fechas. Saludos.

    ResponderEliminar
  11. un texto hermoso :)
    un beso muy grandeeee :)

    ResponderEliminar
  12. Hermoso. Eso es como explicaríamos tu blog y tus textos. Por eso, te premiamos. Pásate por nuestro blog ;)

    ResponderEliminar
  13. Al leer esto me viene a la mente un millón de recuerdos, es tan bonito! Se me recuerda a mi bisabuela que ya no esta...La tengo tan presente, y es tan igual a mi.. como mi madre dice " tienes el mismo carácter que ella" hace mucho que no voy por donde vivía, el miedo me ciega terriblemente, pero ..me acabo de dar cuenta de que a veces, es beneficiosos recordar...Me ha encantado!

    ResponderEliminar