13 sept. 2011

Fuerza.







Puedo escuchar sus pequeñas palabras cuándo tenía tan solo 5 años; recorrer las estructuras de su casa en mi memoria sin perder ni un sólo detalle.
Reconozco los detalles de cada rincón, puedo buscar los escondites de todos los juegos a los que sucesivamente jugábamos los sábados a las 20:00 hs, y al recordar esta situación no lo puedo evitar, su sonrisa se apropia de mi mente, sus ojos brillantes de emoción, los chistes, el olor a la comida recién hecha, y las pequeñas arrugas de sus manos acariciando mi rostro.
Puedo sentir en mis manos la suavidad de su pelo al peinarlo, el calor de sus manos al aproximarlas a mis manos, y la sonrisa al verme llegar, con esa pequeña chispa de amor, cariño, debilidad, e inmensidad al decirme sin decir nada... que le alegraba el día.
Y suele pasar que en tardes como las de hoy, donde el frio cuela tras las ventanas, mi mamá comienza a rememorar su embarazo, donde entre medio de lágrimas, alegría y recuerdos, me contaba que esa pequeña luz que se apagó, sin haber nacido, todos los sábados me llevaba ropa de bebé, me hablaba, me ponía música, y soñaba con mi llegada.
Yo creo que hay cosas que la vida no te puedo enseñar, no te permite olvidar y mucho menos te permite cerrar heridas, ya hace 4 años que no la tengo acá al lado mio, no la puedo escuchar hablar, no podemos tener nuestras charlas, no salgo corriendo para ir a verla, el perfume de su ropa se esfumó, ya no van a existir tardes cómplices, ni SONRISAS que amaba, amo, y amaré.
Duele tanto, que no se puede expresar en palabras. Y cada tarde respiro fuertemente, cierro los ojos y puedo sentir que el tiempo retrocede lo suficiente como para volver a verla, corro a sus brazos y llorando le digo, no te fuiste abuela, estás acá conmigo, la abrazo tan pero tan fuerte que siento que es tan verdadero sus palabras me hacen llorar aún más...
Marina, siempre estuve con vos, nunca me voy a ir.






El brillo de sus ojos cuelgan en mis recuerdos, 

lo retrasan, y 

nuevamente creo que el amor es tan fuerte 

que nunca morirá.

8 comentarios:

  1. Me gusta el título, o sea, lo que me gusta es la palabra. Me parece que va muy bien para dos cosas, una, la fuerza que se necesita para poder vivir con todo lo que ha pasado, el hecho de seguir acá sin ella. La fuerza que se necesita para aceptar la realidad de ahora, de este momento, y del momento en que se tuvo que decir ese adiós tan difícil del que hablamos siempre.
    Por otra parte la misma palabra me gusta porque va perfecto con lo que te dije el otro día, que siento que la unión que hay entre ustedes es tan fuerte que nada podrá cambiarla nunca, ni las mismísimas circunstancias que desemcadena la muerte.

    Seguí sacando todo si sentis que es lo que necesitas, sabes que te entiendo y que se lo que cuesta.

    Un beso grande! =)

    ResponderEliminar
  2. Este texto ha conseguido emocionarme.
    Como te dije días anteriores en otras entradas, que las personas no mueren si no dejas de recordarlas.
    Yo no te puedo entender del todo... Porque no me ha pasado, pero lo intento...
    Me alegro de que en cierta parte puedas expresar lo que sientes y desahogarte, así te sientes algo mejor.
    Un beso enorme!:)

    ResponderEliminar
  3. Que lindo Blog, muy linda entrada "FUERZA" sencillamente Divino, el diseño es maravilloso♥ sencillamente me ENCANTO! seguí así... desde ya tenes una seguidora mas Besos
    Desde : http://delamoryotrosdesastres-pamshita.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  4. Vayaa es genial. has conseguido emocionarme de verdad! sé, que en unos años, quizas incluso meses, un texto como este aparecera en mi blog...

    ResponderEliminar
  5. Muuy hermso tu texto, y si tienes que ser muuy fuerte corazon!
    ya te sigo! Nos leémos?
    Besoos chau (:

    ResponderEliminar
  6. muy buena entrada, me gusta!
    cuando el amor es fuerte, nunca muere, alguien qe vive en tu recuerdo o en tu corazon, siempre permanece viva

    ResponderEliminar
  7. que bonito dios.
    me encantó..
    siempre permanecerá ahí <3

    ResponderEliminar