22 ago. 2011

Carta a Martha






Abuela:

Anoche retomaba en mi mente las cosas que quisiera que sucedieran con gran fuerza, un abrazo tuyo, o simplemente una palabra plegada a tu sonrisa.
Pero en ese mismo momento me di cuenta del tiempo que transcurió de la última carta que te escribí, por eso hoy, me siento más tranquila, con mucha más fuerza de poder deslizar mis dedos para poder escribirte nuevamente.
No quiere decir que me haya olvidado de vos, todo lo contrario, no tenía la fuerza necesaria para hacerlo.
Yo estoy un poco mejor, no puedo decir que superé tu perdida, pero me aproximo sigilosamente, tengo miedo de olvidar todo lo que vivimos, y eso es lo que me tiene preoupada.
No lo soporto, cada vez que hablo de vos, se me llenan los ojos de lágrimas, y no puedo evitarlo.
Por otro lado, cumplí nuestra promesa, mamá sigue llorando como el primer día, cuándo nos ponemos a ver tus fotos, y entre ese montón encontré una muy especial. Era mi primer día de jardín, vos estabas con mamá, y mis dos hermanas, aunque no recuerde exactamente el día, sé que estuvistes en los momentos más importantes de mi vida, mi primer día de jardín, el primer día que fui a la escuela, mi fiestra de egresados, el primer día que comencé a estudiar mi carrera, pero supongo que me tengo que ir acostumbrando a que no van a existir más los primeros días, me tengo que acostumbrar a sentirte viva en mi corazón, porque a lo largo de estos 4 años años, aprendí algo sumamente importante, nunca morirás en mi corazón, y eso es PARA SIEMPRE.
Podré contar nuestras historias, nuestros momentos, podré llorar de felicidad al recordarte, pero hoy te puedo decir que dejé de sufrir tanto.
Hoy las heridas no son tan profundas, mi respiración no es tan agónica, porque supongo que estoy acostumbrándome a tu ausencia.
He crecido un poco más, comienzo a avanzar casi uniformemente en mi camino, pero tengo miedo, un miedo que vos conoces como lo conozco yo.
Gracias abuela, por tantos años a mi lado, por acomparñarme en los momentos más hermosos de mi vida. Y por tomarme de la mano tan fuerte en esos momentos a los que le temía.
Te amo, y nunca lo olvides.
Con todo el corazón marina.

6 comentarios:

  1. que lindo bloooog, segui asi. Un besito! http://notodoesloqeparece.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me encanta. Yo también perdí a mis dos abuelas, de hecho a los cuatro, y aunque ya he logrado seguir adelante aún duele pensar que ya no están. A veces ellos vienen en mis sueños y me hacen compañía, a todos nos la hacen de una forma distinta. Estoy segura de que tu Abuela te la hace a ti también.

    Respecto al diseño del blog, el contenido me encanta pero el que el fondo sea negro y las letras blancas hace que mis ojos duelan un poco al leer.

    ResponderEliminar
  3. wow... me he puesto muy sentimental con esta entrada u_U yo también extraño a los tres que ya no están aquí.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  4. hermosa carta!!
    un abrazo al cielo
    besos!

    ResponderEliminar
  5. Yo tambien tengo un miedo horroroso a olvidarme de mi abuelo, de como sonaba su voz, su risa, como era sentir su tacto en mi piel..pero al igual que tú, se que en mi corazón él siempre estara y se que permaneciendo ahi siempre estara conmigo :)
    Me ha encantado, hermosa carta

    ResponderEliminar
  6. ME ENCANTA. Me encantan las cartas dirigidas a alguien, sobre todo cuando ya no está vivo, ya que muestra todo los sentimientos almacenados por esa persona tan importante que nos ha dejado y tu, lo expresas todo de maravilla.
    Siempre hay que recordarlos, porque aunque no estén a nuestro lado para decirnos que nos quieren, sabemos que nos cuidan desde el lugar que estén.
    Saludos ^^

    ResponderEliminar