2 abr. 2011

La luz de tus ojos.



Muchos me verán caer, pero mi dignidad está primera. Tomó lo poco que quedaba de su corazón, secó las pocas lágrimas que quedaban por derrochar y corrió lo suficiente como para sentir el cansancio en sus piernas, sabiendo de sus posibilidades y debilidades, giró su cabeza en menos de un segundo observando que ya estaba lejos. Lo suficientemente lejos como para no ver su cuerpo estático.
Dos meses después
Sabrina. (Su punto de vista)

Las heridas son agujeros abiertos que creemos que se cerrarán tan rápido como lo pide nuestra cabeza, recuerdos que perdurarán por nuestra maldita costumbre de vivir de ellos, pero sabemos que al fin y al cabo esas heridas son las más fuertes, las más destructivas porque tocaron con fuerza y destrucción lo que más queremos. 
Y siento miedo al mirarlo, al tenerlo cerca, sabiendo que sus ojos me dibujan constantemente. Su rostro es angelical, su cuerpo me transmite serenidad. Pienso tanto en él que no entiendo el motivo. 
Lo conozco hace apenas un mes y monedas, noto como los demás lo miran con desprecio, y sin darme cuenta me empezó a gustar, el simple hecho de saber que lo voy a ver a la misma hora y en el mismo lugar me alivia.
La primera vez que tomó mis manos notó mis nervios, y dijo.
- ¿Porqué estás tan nerviosa? 
- No estoy nerviosa simplemente suelo ponerme un poco tensa antes de un examen. ¿No te pasa a vos?
- Me suele pasar, pero no creo que sea por eso. Mi instinto dice que hay algo que te está poniendo más nerviosa de lo normal, no me mientas, soy distinto a los demás. ¿Es eso?
- Michael, sabes que desde el primer momento que nos sentamos juntos tuviste mi apoyo incondicional, no mezcles las cosas, nos conoceremos poco, pero lo suficiente como para creer en mí- si supieras que vos me estás atrapando en alma y espíritu-.
- Perdón Sabrina- El sabía que había cometido un error al decir aquello-.
- ¿El amor siempre sorprende no? ¿Te enamoraste alguna vez?
- No lo puedo hacer.


 Michael. (Su punto de vista)

Desde aquel incidente las muchachas se comportan diferente conmigo, y siendo sincero conmigo mismo están en todo su derecho. 
¿Volver a enamorarme? Es un sentimiento tan amplio y difícil de explicar, que ella se me grabó en la piel como un tatuaje que no se vuelve a borrar, pero lo tengo que hacer; en mis largos 25 años solo me he enamorado una sola vez, y esa persona ya no está conmigo; acompaña mis pasos y le juré volver a enamorarme. 
Nadie conoce lo mucho que he amado, me creen incapaz, y llegué a creerlo hasta que la conocí. Ya pasó bastante tiempo, y siento que tengo que empezar a cumplir la promesa que le hice a Evangelina, por duro que suene, tengo que aprender a vivir sin ella.
Sabrina tiene una voz dulce y por momentos apagada, ha sufrido por amor como yo lo he hecho, pero no puede contarme lo que le pasó con aquel muchacho, sus ojos se empañan de lágrimas y su voz instantáneamente se corta.
Es mi apoyo en estos días de oscuridad, es el sostén de mis pasos. Es raro pensar continuamente en ella, escribir su nombre en varios cuadernos, y soñar con el dibujo de su rostro en mi mente.
Mi discapacidad no me impide ver su rostro, porque al tocarlo por primera vez sentí como el corazón se me aceleró más que con Evangelina, en ese instante mis manos volvieron a mi posición como un acto reflejo. 
Tomé sus manos, y me quedé pensando en aquella pregunta. "¿El amor siempre sorprende no?".

- Claro que sorprende como me sorprendió nuevamente a mí. - Sabrina sintió como esas palabras dolían profundamente-
- Entonces... ¿Te volviste a enamorar?
- Parece que sí, y creo que no me equivoqué al elegirla, pero eso no quiere decir que ella sienta lo mismo.
- ¿Tan seguro estás?
- Seguro estoy, pero no se si ella va a tener el valor de dejar sus nervios de lado, tomarme con fuerza de las manos y decir lo que tiene que decir. Va yo soy te digo en estos momentos sin poder mirarte a los ojos, imaginándome tu mirada sobre la mia, sabrina, vos sos esa chica. - Con lágrimas en los ojos supo que él la amaba tanto como ella a él-.
- Vos sos mi chico también, no importa lo que digan los demás, yo voy a ser la luz de tus ojos.

5 comentarios:

  1. Holaa
    que hermosa te quedo esta nueva entrada.
    Buen fin de semana .
    Nos seguimos visitando
    besos

    ResponderEliminar
  2. precioso
    http://soylolaypuntoenboca.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Esta entrada es tuya? o lo sacaste de algún lado?
    Es que es genial, m encanta (L)!!

    ResponderEliminar
  4. No se cuantas veces lo habré dicho, pero bonita, cortas la respiración de cualquiera.
    Michael era especial, y ambos tenían un corazón tan grande que no les cabía en el pecho.
    "Las heridas son agujeros abiertos que creemos que se cerrarán tan rápido como lo pide nuestra cabeza" porque siempre tienes las palabras justas.
    ¡un beso enorme!

    ResponderEliminar