9 ene. 2011





Hace un rato terminé de mirar una peli: Mi primer amor, ambientada en los años 50, y siempre que termino de ver una peli me quedo con alguna frase que me llegó hasta las entrañas, y a medida que transcurría la cinta, notaba como esas palabras se adentraban cada vez más, simulando una mentira más.
He llegado a creer que cada cosa que escucho o leo, la tengo que tener para exprimirla al máximo, buscar otras alternativas a esa perspectiva, y me he quedado con algo.
Cuánto más queremos ver, menos vemos.
Voy a ser un poco más clara, siempre nos quedamos con la pequeña perspectiva de una circunstancia (llaménla como quieran) pero nunca distinguimos que para quedarnos con esa "parte" debemos observar todo el panorama que lo rodea, es la suma de todas las partes en todo su conjunto.
¿Cuántas veces habré visto solo una parte?
¿Cuántas veces habré sentido sin ser consciente de la realidad?
Y ahí me doy cuenta de lo tonta que he sido en ciertos puntos de mi vida, al no poder ser del todo clara con mis sentimientos desde el primer momento en no poder pronunciar: Te quiero pá, perdón por no ver todo los errores, pero no soy la única que comete errores en todo este tiempo, vos también los tenés.
Todos los tenemos, y el que no lo tiene, se cree el centro del mundo, porque no existe ser humano perfecto.
El NO poder sentirme cómoda como me sentí con él, me pesa el alma aceptar esta realidad, porque a pesar de que ha pasado tres años de su ausencia física, me sigue completando en cuerpo y alma, sin poder desligarme de toda realidad aparente frente a mis ojos,y mientras tanto, sigo pensando que existe otro AGUSTÍN en mi cuidad, pero CLARO QUE NO EXISTE OTRO AGUSTÍN, nunca se me tendría que haber cruzado por la cabeza esperar a una persona como él.
Es difícil explicar lo que sentí al conocerlo, porque fue hasta raro creer que él existía para mí, aunque no sé si yo existo para él, pero al fin sucedió, y no fue una película más, suena estúpido, pero lo es...
Y por mas que sea valiente al esperarlo, no voy a lograr nada si de su parte no hay más que una promesa que no sé si va a cumplir. 
Si fui capaz de lograr muchas o pequeñas cosas en mi vida, no hay razón para que no logre lo que yo quiero... Para terminar de una vez lo que comenzó hace tres años atrás, hay cosas muy profundas adentro de mi alma, y eso no quiere decir que no pueda decirlas, simplemente necesito tiempo. 




Cómo una flor que se marchita por la falta de agua en sus raíces dependiendo de su oxígeno para seguir respirando, él ha sido eso para mí, mi oxígeno. Hasta el día de hoy...

9 comentarios:

  1. MUCHISISISISISIMAS GRACIAS POR EL PREMIO.
    Eres un solazo, que lo sepas ^^
    Y me hubiera encantado que participaras... Pero bueno...
    Un mimo enorme, guapa ^^

    ResponderEliminar
  2. A veces es muy dificil darse cuenta de ese tipo de cosas, a mi me paso algo parecido hace tiempo y senti una enorme impotencia al ver lo cegada que pude estar, lo importante es tomar fuerza y intentar cambiar lo que para ti no esta bien.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  3. me has dado que pensar, tal vez lo que sienta y lo que deseo que pase no sean mas que una ilucion, que a mi guste alguien no significa que esa emocion sea correspondida, tal vez sea tiempo de reaccionar y darme cuenta que tal vez esa persona no sea para mi.
    gracias, besos...

    ResponderEliminar
  4. Meeeee encanta tu blog(LLLLLL)
    un besazo enorme

    ResponderEliminar
  5. Siempre es un placer pasar a leer tu buen texto.
    que tengas una feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Me encanto esa farte de la flor...
    y tienes toda la razon!! una siempre se queda con pedacitos de momentos pero en realidad hay todo un mundo que esta detras de ello, lo que hay detras del telon!!
    besitos

    ResponderEliminar
  7. Muchas gracias por la sorpresa Mari! :D

    ResponderEliminar
  8. Lo que escribes es mejor que una película :) tienes el poder de transformarla, añadir y suprimir personajes.

    Precioso, Marina.

    Un beso enorme

    ResponderEliminar