15 dic. 2010

La última navidad...

Cada noche era un momento especial, tan especial que empezaban a terminar...
Cada noche contaba, y parecía terminar más rápido de lo previsto, y aún así confiabámos que habrían más momentos...
Nos convecíamos, nos mentíamos y hoy están las consecuencias...

Parecía que sería una navidad como todas, toda la familia empezaba a llegar y notaba que no estaba cómoda...
Me acerqué lentamente y le pregunté...
- ¿Qué pasa abue? ¿No querés que estemos acá?
+ Estoy debil, y no quiero que me vean así, también tenés que entender que hace mucho tiempo que nadie me vé y el impacto es muy grande, y por más que ustedes hagan de todo para que los demás no lo noten, yo lo siento acá adentro... Y me duele.
- Lo sé abue, pero estamos nosotros, y este momento siempre lo esperamos, es más, creo que lo más bonito es que puedas ver los cuetes siempre esperamos esos momentos. ¿Te acordas?  Aunque sea intentalo, después vemos. Por el momento sé que podemos hacer antes de que todos lleguen...¿Querés que te pinte y te peine? Vas a quedar muy linda.
+ No soy tan jovén para pintarme.
- ¿Y qué tiene? No tenés que ser jovén para pintarte.
+ Es cierto, sigo siendo lo misma nada más que con un par de arrugas jaja.
- ¡EXACTO! Estás tan linda, colores claros en los ojos, y un poco de polvo en la cara, un peinado lindo y sofisticado. ¿Sabes una cosa? Ahora me estaba acordando de muchas de las cosas que me dijiste cuándo era pequeña, no las voy a poder olvidar.
Y te agradezco de todo corazón que siempre hayas estado a mi lado, tanto en los momentos buenos como malos... He sufrido mucho, pero siempre con un simple gesto borrabas todo. No sé que voy a hacer el día que me faltes...
+ No digas esas cosas, tenemos que aprender muchas cosas en esta vida, y por más que hayas pasado muchas cosas de pequeña, sos fuerte. Me alegro de todo corazón por tener una nieta como vos.
- ¿Vamos al comedor? Ya llegó el momento. La tomé del brazo lentamente y comenzamos a atravesar el pasillo que nos separaba del comedor, la acompañé hasta el sofá, y noté en sus ojos un brillo especial como hace tiempo que no la veía.

En ese instante supe realmente porqué no quería que nadie la viera, su cuerpo ya no era el mismo,
su corazón empezaba a agitarse cada vez más,
ya no podía comer como antes, y cada semana que pasaba cambiaba cada vez más...
Intenté calmar sus inquietudes con palabras graciosas, mientras su mente trabajaba. (Lo notaba)
Sabía que esos momentos no serían pasajeros... Sabía que los recordaría...
Llegaron todos, y notaba en su rostro una alegría inmensa.
Esos tres meses habían sido los más felices de mi vida...

Notaba su cuerpo cansadito, sus manos temblorosas, y su sonrisa un tanto forzada ya era momento que vaya a descansar en su cuarto...
Y supe en ese momento que sería nuestra última navidad...

Cada familia en sus cimientos tienen grietas que están abiertas, que pueden durar toda la vida.
Y por más que el tiempo ayude a curarlas, esas grietas seguirán abiertas, porque nadie termina por ser realmente sincera.

17 comentarios:

  1. Tienes una percepción muy aguda querida amiga, yo por mi parte soy incapaz de darme cuenta de la gravedad del asunto, tan es así que cuando mi padre estaba grave yo pensaba que saldría con bien y cuando se reestableció un poco, yo mismo me dí la razón; no sabía que las personas antes de fallecer como que se recuperan un poco. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Qué entrada más triste, me emocionó mucho.

    ResponderEliminar
  3. Hacia mucho que no me pasaba por aqui,
    gran error el mío,
    echaba de menos tus grandiosos textos.
    Este es especialmente bueno y triste.

    Crêpes! :)

    ResponderEliminar
  4. un abrazo grandeeee :))
    una historia llena de ternura y melancolía, yo no soy muy consciente de cosas así, siempre pienso que la recuperación es posible,
    me suscribo a tu otro blog, anímate con el amigo bloggero invisible :)) biquiñossssss

    ResponderEliminar
  5. Estas Navidades serán duras, pero mi hija me ha ensañado que de nuevo podemos hacer que sean hermosas.

    Besos preciosos

    ResponderEliminar
  6. cada noche a su lado ERA especial..

    ResponderEliminar
  7. Cada familia en sus cimientos tienen grietas que están abiertas, que pueden durar toda la vida.
    Y por más que el tiempo ayude a curarlas, esas grietas seguirán abiertas, porque nadie termina por ser realmente sincera.
    me encantó. ♥ un beso.

    ResponderEliminar
  8. mira, cuando subes un comentario sale ''etiquetas abajo'' bueno tu ponle el nombre que quieras, luego te vas a hacer una nueva ventana y dise ''etiquetas'' y la pones donde quieras :D y bueno si no entienes me preguntas por face y todo bien ;) muchas gracias por hacerte fans de mi face, no te rpeocupas yo tambien soy olvidadisa jajaja xdd, pero amiga si pudieras sugerir la pagina a tus amigos te estaria muy agradesida :D hermosa entrada un beso

    ResponderEliminar
  9. Dios mio. Al ver el nombre del titulo de la entrada no me gusto; Al ver la imagen pense "Wow que bonita casa"; Al leer el texto quedé asombrada.
    Que hermoso de verdad! espero esta no sea la ultima y tengas aunque sea una mas.
    Suerte Bella y Feliz Navidad, prospero año nuevo y felicidad!****

    ResponderEliminar
  10. Voy a escribir como pueda.
    Sabes que las lágrimas hacen que sea un tanto difícil.

    Una última navidad, sus manos sostenidas por las tuyas, su cuerpo sobreviviendo por tus deseos y toda ella riendo para que vos no la vieras triste. Que emoción tan grande Marina, que sensación tan inexplicable.
    Ver esa foro que subiste me revolvió la vida, hizo que recuerde que dentro de dos días, el 17 se cumple un nuevo aniversario de la muerte de mi papá. Y con eso, todo lo que inevitablemente viene, no?. Lo que perfectamente sabes que siento, pienso, sufro y me duele.
    Al menos, podes sentirte de alguna manera orgullosa de vos misma, por estar siempre, en todo momento, sea cual sea su estado, su aspecto, su alma y su corazón. No todos son capaces de ser fieles a otra persona, y que vos lo hayas sido y lo seas, te hace especial en todos los sentidos.
    Las familias tienen tantos puntos oscuros, tantos...que me resulta tan triste pensarlo, y sentirlo, que se yo. En estos días, estoy padeciendo algo de eso, los puñales que la familia te clava, los sufrimientos que te causan y las lágrimas que te instalan adentro, bien bien profundo. No te he contado por falta de tiempo, que también se debe a eso, pero creeme que una familia nunca es lo mejor que te pasó en la vida, nunca. No es que lo diga por la tuya, no, para nada, lo digo por la mía, por mi vida y mi experiencia que hace que llegue a creer y sentir que las cosas son de esa manera. Que triste no?
    Nosotras llorando por ellos que nos observan desde el cielo y quien tiene toda su familia en vida solo se dedica a crearles la mayor cantidad de dolor posible...

    Amiga, sabes que me emocionaste al límite con este texto, lo que me moviliza, lo que siento, lo que te entiendo y que sea para lo que sea, siempre, vas a contar con mi incondicional apoyo.

    Te quiero muchísimo

    ResponderEliminar
  11. Que linda entrada pero también muy triste pero hay que entender que se estarán mucho mejor que aquí u.u me encantío la fotografía,espero no sea tu historia un besote enorme que estes muy bien

    ResponderEliminar
  12. Qué triste, de veras. A mí me pasa algo parecido. Y es que las vemos que se van haciendo mayores y sentimos impotencia, porque no hay nada que podamos hacer para evitarlo. Nos derrumbamos, lloramos.. pero no es eso lo que debemos hacer al menos en su presencia; debemos sonreír siempre porque así es como desean vernos...

    ResponderEliminar
  13. te sigo me gusto mucho tu blog:)
    echale un vistazo al mio!

    ResponderEliminar
  14. Que hermoso... me emocioné. Me siento un poco identificada... mi abuela está muy mal, y con surte puede caminar, y pues, no quiero que esta sea la última navidad con ella. Quiero tenerla para siempre conmigo y quiero que me protega...

    Ya te sigo! ^^

    Cuidate y un beso enorme! :D

    Atte. Kate

    ResponderEliminar