29 dic. 2010

→ Gustavo.



Era un hombre demasiado mayor ante mis ojos, un bonito cuerpo que a cualquier mujer le hubiera gustado. Pero nunca lo vi con otros ojos... que una simple persona que conocí aquel verano.
Hasta ese momento no había tenido la valentía de mirarlo a los ojos, nunca estuve cerca de él, para evitar cualquier mal entendido.
Yo simplemente era una empleada del comercio donde estaba trabajando, y él un repartidor de coca cola.


Recuerdo que iba tres veces por semana, tres veces que se multiplicaron con el tiempo, y mientras yo mantenía la distancia necesaria para no mezclar las cosas, él cada día se acercaba a mí, se pegaba a mi cuerpo tratando de sentir mi piel junta a la de él, y mantenía su mirada en cada centímetro de mi cuerpo tratando de no olvidarlo, mientras su voz se pegaba a mis oídos...
Su voz ya se me había grabado en mi mente, y trataba de entender que era lo que me pasaba cuándo él se me acercaba.
Hace mucho que no hablaba de él, y tampoco nadie conoce esta historia. Pero anoche mientras el cielo se cubría de nubes, y estrellas su nombre se instaló en mis recuerdos...


¿Cómo andas morocha? 
¿No me vas a responder? o... ¿Te tengo que hacer reír un rato?
No es necesario, simplemente terminamos con esto y te pago. 
¿Te pones nerviosa cada vez que me acerco así no?
No sos tan importante como para que me provoques eso. 
Me encantas pendeja.
Andate bien a la mierda. 
Y así me gustas cada vez más... 


"¿Sabes qué es lo que más me gusta de esta morocha hermosa?
¿Qué nunca te va a dar bola no? Todo el mundo se da cuenta que estás atrás de una chica que podría ser tu hija, es linda, pero tampoco vas a peligrar tu trabajo por esa chica. ¿No te parece?
¿Qué me van a decir? ¿Qué deje de perseguirla? Es más fuerte que yo esto, y no lo puedo controlar, ya con sólo mirarla a los ojos mi día es perfecto. 
Parece que lo estás llevando a una situación más compleja. ¿No te estarás enamorando de esa chica no? ¿Te vas a terminar separando de tu mujer por una calentura? 
No es una calentura, es más que eso, es raro pero desde que la vi por primera vez me transportó a otro mundo."


Qué estúpido que es este hombre, me da asco ya. Ya me voy. Cumplí mi horario, y quiero terminar mi día bien.
Eran las 12:50 hs, llegué a Avellaneda y Guemes, en ese momento me paré en la puerta de la escuela, y básicamente vi un camión muy similar al que manejaba Gustavo, traté de mirar varias veces hacia la misma dirección, porque no lo podía creer...
Estaba en la esquina del colegio, esperando a que entrara, y sin mover su cuerpo su mirada fue la más linda de toda la tarde. 
Varias fueron las circunstancias que me impendieron volver a verlo, ya era demasiado evidente la situación, no sabría que iba a pasar si nos encontrábamos solos, pero hace unos días lo volví a ver. Sigue igual, sólo hay una diferencia, ya no se nota tanto la diferencia de edad. 
¿Lo pasado pisado no?

14 comentarios:

  1. *o* Dicen que en el amor no hay edad pero a veces se abusa xD me encanto el texto... Coca-cola (L) me encanta su trabajo haha Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Lo pasado pisado. Yo no sé si para el amor no haya edad... tampoco cómo para que a tus 10 años te vayas a enamorar de un hombre de 40, por poner un ejemplo Jajajaja, pero es cosa de cada uno.

    ResponderEliminar
  3. Que la ilusión y la esperanza sigan llamando a la puerta en el nuevo año que llega,
    y que se cumplan tus deseos.

    ¡¡¡Feliz año 2011!!!

    ResponderEliminar
  4. sigue deleitandonos con tus escritos en 2011...

    un besi marina!

    ResponderEliminar
  5. bonita historia! y bueno el destino es asi... nunca sabe uno de quien te puedes enamorar y en el amor nada importa :)
    Me encantó tu historia enserio, un besito enorme.

    ResponderEliminar
  6. pasado pisado y bien pisado! No te preocupes de lo que pasa siempre espera algo mejos
    besos

    Lih

    ResponderEliminar
  7. Helada me quedé yo.
    Gustavo es como ese amor que me sedujo y me abandonó después.

    Suerte en el nuevo año, y mil gracias Marina, tus escritos reviven mi inspiración! ^^

    Un beso

    ResponderEliminar
  8. Uy que imagen más linda jaja me encanta la coca cola.Mm dicen que en el amor & en la guerra todo se vale & que para el amor no hay edad pero quizás fue mejor que las cosas se hayan dado así(: un besote enorme linda.

    ResponderEliminar
  9. Exacto, lo pasado ya paso... deja esos recuerdos en el pasado y vive tú vida tranquila Mari (:
    Saludos!

    ResponderEliminar
  10. Marina... me ha encantado. Tienes un don para estas cosas chica...
    Lo pasado pisado sí, pero yo, por suerte o por desgracia, una vez piso me cuesta levantar el pie...
    Bueno, mejor miramos hacia el futuro, que hoy es día!

    Feliz año. (L

    ResponderEliminar
  11. Cuando dos corazones se conectan, no puedes hacer nada y la edad es lo de menos.
    ¡Feliz año hermosa, y que el 2011 esté lleno de cosas buenas!
    muá :)

    ResponderEliminar