21 jun. 2010

Tapando recuerdos...

Imagen: by_charlotterittel

Invierno crudo como cada palabra pronunciada.
Invierno crudo como cada recuerdo tapado por el paso acelerado del tiempo.
Cómo cada sentimiento no asumido. 
Cómo cada secreto escondido...

Intentaba una vez más, esconder las lágrimas de la desolación, esa que colmó su corazón, y que le quitaba la respiración minuto a minuto.
Caminó lentamente, tomó su pañuelo, y tapó sus oídos y sus ojos, en medio de la nada misma, se encontró ella misma.
Hundida en la depresión de las palabras, y de su mente.
Tomó cada palabra alborotada de su cabeza, y empezó a armar el rompecabezas en que se encontraba.
Había olvidado los momentos de felicidad, mezclados con la tristeza que supo esconderla en la profundidad de la depresión.
Lloró hasta secar sus lágrimas, hasta desperdiciar cada minuto de su existencia.
Se la pasaba sumida en un sueño profundo del que no quería despertar.. Del que nunca se despertó. (Sólo ella era dueña de eso).
Aunque los recuerdos sólo fueron un arma de doble filo, con los que jugó hasta el cansancio. Y los utilizó hasta sentir que no podía más.
¿Dónde encontrar lo que nunca se buscó?
¿Dónde buscar lo que nunca encontraste?

Supo que había perdido mucho tiempo, demasiado para recuperarlo.
Tomó todo lo que tenía y aunque fuera poco, le bastó para empezar a entender la vida.
Habrá llorado hasta sentir ese dolor insoportable en el pecho, habrá escondido cada sentimiento que derrotaba su alma en pena, por más de 4 años, pero ni siquiera eso, le permitió superar lo que nunca superará.

La vida, es un sin fin de preguntas sin respuestas, hasta que te das cuenta que todo lo que tenés, es lo que nunca aprecias, lo que siempre rechazas, pero sin saber a donde vas. Tenés un camino que recorrer, no sé si fácil o difícil. Pero camino al fin.
Tenés motivos suficientes para sonreír, pero siempre te empeñas en estar mal, en estar atada a recuerdos que sencillamente te siguen mortificando sin sentido, pero con dolor.
Un poder exquisito de decidir sobre tus propias actitudes.
Y sin mucho más que apreciar. Te preguntaste en algún punto de tu vida... 
¿Qué estoy haciendo conmigo?
¿Qué voy a lograr con lastimarme?
Y llegas a la respuesta, de decir... lastimándome, no sé que logro, no sé a donde voy, ni sé que voy a lograr. Lo único que se logra es tapar los recuerdos con momentos que son soñados, con destellos de sentimientos que nunca ocurrieron.
Engañando a tu mente, y a tu corazón.
Cuándo realmente, nunca pensaste en vos, sólo pensastes en como revertir algo que no tiene escapatoria que la de enfrentarlo hasta ganar.
Nunca supiste como salir de ese agujero en el que estabas, y una vez fuera. Es como volver a nacer, como volver a encontrarte con vos misma, y sabés que el miedo que tenés, no es más que volver a caer en lo mismo.
Aunque muchas veces no entendemos porque en medio de tanta distorción aparecen tantas trabas para continuar, nunca pero nunca, supimos con que nos vamos a encontrar, pero sabemos que algún día... No muy lejano.
Tendrás la valentía de seguir sin sentir tanto dolor. Pero por sobre todo, aceptando cada cosa como lo és, y no como pudo ser.
Tendrás la valentía de saber perdonar, y de mirar hacia el pasado sin tanto dolor.
Aunque nadie sabe cuánto tiempo llevará, solo va a depender únicamente de vos.

9 comentarios:

  1. Que precioso :) Y que razón tienes en todo. Siempre querremos lo que no tendremos :P
    Muy bonito post en serio :D
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. En la vida todos estamos en pos de algo, siempre estamos arrebatándonos las cosas que queremos con otras personas, y ello nos obliga a ser más competitivos; por ello las personas lisiadas tinen anuladas sus posibilidades de éxito, éxito me refiero en lograrse como personas y sentir que lo han hecho o que por lo menos han dado su mejor esfuerzo, su mejor exfuerzo siempre va a ser insuficiente. Por ello debemos tener en mente que a la vida venimos a LUCHAR para vencer y que no debemos detenernos a llorar derrotas porque en la vida el tiepo que se va NO VUELVE.

    ResponderEliminar
  3. exacto. no del tiempo, sino de uno mismo.

    ResponderEliminar
  4. Puede que cueste al principio. pero se acabará logrando :)

    ResponderEliminar
  5. Me temo que estamos configurados genéticamente para hacernos preguntas. Su grado de absurdo o de razonable se adquiere con el hábito (casi como todo) y con más de dos lágrimas.
    Si se siente que se pierde el tiempo, podemos vernos tentados de darle la vuelta al reloj. O intentar averiguar si es que el mecanismo va demasiado rápido. O los lentos somos nosotros... el caso es que, aún sabiendo de la existencia de esos motivos de los que bien hablas, nunca nos es suficiente ^^ Necesitamos una lucha continua, un continuo saltar de hoyo en hoyo rodeando obstáculos.
    Nos hastía estar parados mucho tiempo en el mismo sitio.
    Pero las lágrimas que no son de porcelana, pesan. Pesan en el alma todos los segundos, minutos, horas meses y años que pasas llorando y el llanto empañando lo que parecen resquicios de luz. Y no sabemos si sentirnos culpables o seguir llorando.
    Pero el miedo no es malo. El miedo nos hace ser lo que somos y hacernos más fuertes.

    Hay que ser fuerte. Hay que pensar en uno mismo como una unidad. Algo de lo que no nos podemos desprender.

    Pintate una sonrisa eh! ^^
    Te mando un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Qué bonito escrito!!!
    Me quedo con éstos versos
    Por cierto impecables
    ¿"Dónde encontrar lo que nunca se buscó?
    ¿Dónde buscar lo que nunca encontraste"?

    Te impregnan de tanta tristeza mezclada
    Con alegría, en un ir y venir de sentimientos.
    Y como siempre digo:
    Creamos en el destino aunque sea un sinsabor...

    Te envío mi abrazo.
    Dani..

    ResponderEliminar
  7. Depende de uno mismo. Tienes mucha razón, la vida es eso: preguntas y más preguntas sin respuesta, camino traicionero lleno de agujeros que te hacen caer en errores del pasado...

    Tus palabras me hacen reflexionar :)

    Un beso enorme

    ResponderEliminar
  8. La personas siempre quieren lo que no tienen o no pueden tener. Precioso.
    muchos besos :)

    ResponderEliminar
  9. Estas atrapada en un circulo cerrado, en relación a los escritos lo digo. Si coinciden con tu presente, te motivo a que despiertes esa pequeña ventana, que te deje fuera, aunque sea por un instante, de la tormentosa bola de nieve y puedas ver que existen muchas cosas por las cuales nutrirse de belleza y luego de goce. Las soluciones se abren al infinito pero se inician desde lo más intimo. Un saludo..

    ResponderEliminar