14 may. 2010

Recuerdos


Imagen: by_SilverPK

Ayer percibí un aire distinto, un toque de melancólia en sus palabras y por eso mismo regresé pero no de la manera en que todos imaginan, y mucho menos de la manera en la que vos esperabas... Pero lo importante es que estoy aca... 
Estabámos todos sentados alrededor de la mesa, y alguien empezó a hablar de vos... 
Instántaneamente empecé a llorar, varios minutos después tocaron el timbre, despacio me levanté me sequé las lágrimas de los ojos, y abrí la puerta... 
Estaba vestida con sus polleras hasta casi los tobillos, su blusa de color blanca, su bufanda, y el pelo era como el de siempre...
Y dijo tiernamente...
¿Porqué lloras marina?
Lloro porque te fuistes, y no te voy a poder ver nunca más...
Lo sé, pero yo estoy bien, deja de llorar... Sabes que tengo que descansar en paz, y sé que el dolor que llevas adentro tuyo no me hace bien a mi. Sabes lo que siento por vos, y no me gusta verte así.
Las palabras más tristes se iban dibujando en la oscuridad de mi habitación, mi mano quería tocarla por última vez... Sólo por última vez, y aunque no sabía si podría hacerlo... Estiré mi mano, para percibir la ella. Y en ese momento, me desperté...
Toqué mi rostro en busca de alguna secuela de alguna lágrima sellada por el sufrimiento y por la incompresión del momento...
Las lágrimas ya estaban en su punto de sequedad máxima, la piel empezaba a resquebrarse por el toque del frio de los días anteriores, 
nadie podría saber que a pesar de los resultados, existía una conexión que no la dejó caer...
Y aunque nadie lo creyera, es lo que menos importa en estos momentos...
Lo más triste de todo, es que todos en cierto punto... Hablan cosas que tienen alrededor de ellos, y no lo saben apreciar...
Estos últimos días se hizo presente tu ausencia, y aunque quiera engañar a mi corazón con estas palabras...
Todo pasó, deja de torturar el pasado, el pasado ya es torturador, pero no vos... Lo que pasó pasó, y no por eso vas a llevar una carga insoportable en tu alma que no te deje vivir... 
Recordala, añorala, y por sobre todo ella sigue vive en tu corazón...
Muchas noches me acosté llorando clamando que regresaras, y aunque solamente yo sé que era lo que pasaba por mi mente, he cambiado tanto que me da miedo no recordar lo que sentía en ese momento, porque cuando no se recuerda lo que quedó aplacado en el pasado, puede haber una huella de debilidad, y no quiero volver a caer de esa manera. No quiero. No quiero volver a llorar, y aunque no está en mis manos. No lo puedo frenar...
Lo que sí está en mis manos, es seguir sus pasos... 
Y seguir ese camino que hemos construido por 19 años.
Fuistes la persona que me vió crecer, la persona que vió mis primeros pasos, escuchastes mis primeras palabras, me acompañastes en mi primer día de jardín.
La única que creyó en mí. La única que depositó su confianza en mí. 
Falta poco abuela... A fin de año voy a cumplir nuestra promesa. Y aunque sé que no podrás verme, no podré sentirme, ni observarme,y no podrás darme un abrazo, ni decirme que estás orgullosa de mí... 
Sé que aunque no estés fisicamente, te sentiré adentro mio, como ayer, como hoy, y como mañana...


Siempre en mi corazón tu nieta Marina.

17 comentarios:

  1. Algunas veces los recuerdos dan auténticas puñaladas... verdad?

    Saludos y un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Si, entiendo todo lo que escribiste, porque obviamente tambien me paso.
    Pero fuera de eso, del dolor, de la perdida, del sufrimiento, de la bronca y todo eso, ella sigue viva, como vos lo dijiste.
    Dentro de tu corazon.
    Que es el mejor lugar, donde puede vivir alguien a quien se ha amado tanto, y cuyo amor perdurara toda la vida...

    Un beso enorme!

    ResponderEliminar
  3. desde donde este, estoy seguro que no puede evitar sonreir al verte. ella estara con vos ese dia, y todos los dias, porque un cariño asi, nunca se termina. algunas historias, si que son para siempre. y se las puede ver, recordar, revivir, devolviendo una gran sonrisa de oreja a oreja.
    entre tanto, aqui estamos nosotros, tus compañeros de viaje. apoyandote.

    un gran saludo en la lejania.

    ResponderEliminar
  4. Los recuerdos a veces pesan tanto que se nos desploman delante, y no podemos hacer otra cosa más que recogerlos con cuidado, con miedo de que se rompan como nuestra alma se va rompiendo al sentirlos dentro de nuevo.
    Vienen y van, los recuerdos. Y la verdad es que no sé describir bien cómo me sentí al leer este texto.
    Recordé todo lo que perdí y no supe apreciar por lo frustrante de los momentos. No pude disfrutar de cada segundo que pasé corriendo por las calles con aquella que ahora está postrada en una cama. Y cada día tengo más miedo de ir a verla, porque no puedo hacer nada...
    No puedo hacer nada y la impotencia es peor incluso que el dolor al notar cercana su partida.

    Y sé, que de algún modo, cuando se vaya estará viva dentro de mi. Porque nunca juzgó mi llanto ni mi sonrisa. Siempre quiso que avanzara... y ella sujetaría mi mano entre las suyas y me recordaría cada diez minutos que las tengo frías.

    Y ella, también se quedó contigo.

    ^^ Gracias por el texto.

    Pd: Montse, me llamo Montse... en cuanto a cómo me ve... eso quisiera yo saber. Saber qué ve en mi cuando me mira fijamente.

    Un besazo! y gracias de nuevo

    ResponderEliminar
  5. esas personas que estuvieron y ya no estan jamás se borrarán de nuestro corazón..
    pd:he vuelto:)

    ResponderEliminar
  6. Me encantó... me hizo pensar en mi abuelito.... casi lloré con tu relato
    tenés un corazón bellísimo
    besitos

    ResponderEliminar
  7. A mi también me paso alguna vez.
    Hay recuerdos que hacen mal, eso no cabe duda. Pero todo esto es porque la querías y es importante eso.
    Poco a poco lo vas a superar, yo lo sé. Los aires de melancolía son como las brisas, van y vienen.
    Un besito

    ResponderEliminar
  8. "y por sobre todo ella sigue vive en tu corazón" y es exactamente así.Esta auqneu no la veas esta,en tus recuerdo,sueños e iluciones,está.No estes triste,ella te acompaña (:
    Un abrazo enorme enorme
    Suerte :)

    ResponderEliminar
  9. ah! y gracias por las palabritas que dejaste en mi blog (:

    ResponderEliminar
  10. buf... me has removido todo por dentro... para mi también era alguien increíble... y todavia puedo recordarla con tanta fuerza que se me salen las lágrimas sin darme cuenta... Supongo que tenemos que conformarnos con los recuerdos bonitos, esos sí que nunca desaparecerán :)
    muchos besos!

    ResponderEliminar
  11. Ha sido una entrada muy tierna, cargada de sentimiento... Simplemente hermosa... Me hiciste recordar a bisabuelo, yo también le echo mucho de menos, pero sé que se alegraría si me viera ahora :)
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Me hiciste llorar.
    Mi abuela lo está pasando muy mal durante muchos años, y puf..
    Sabes que aunque no esté físicamente, de cualquier otra manera sí que está contigo. Y eso hace que tires para adelante.
    Un beso y ánimo

    ResponderEliminar
  13. Qué triste y melancólico y genial.

    ResponderEliminar
  14. Hiciste que se me saltaran las lágrimas, me recuerda tu historia a la mía, también con mi abuela, sé lo que sientes y no es agradable... mucho ánimo chica, un besote :)

    ResponderEliminar
  15. No sé qué decir, y eso es estúpido en mi, me he sentido jodidamente transparente supongo que por eso cada una de tus palabras me ha 'traspasado' y atrapado. Me sentí algo identificada supongo.

    Un beso

    ResponderEliminar
  16. Una vez me caí, y me dijeron: Los recuerdos recuerdos son.
    Cuidate ♥

    ResponderEliminar
  17. Tú tambien escribes bastante bien Marina, te seguire desde las sombras

    ResponderEliminar