28 may. 2010

Perdida (o)...



La misma indiferencia de todos los días.




Abre la puerta lentamente como todos los días, mira a su alrededor para ver si la vé, recorre el corto camino que une la entrada principal a su habitación, prende la luz, cierra las ventanas, prende el reproductor de música, se saca la ropa del trabajo, una vez cambiado sale de su habitación hacia a atrás, toma un poco de aire. Le sirvo la comida, y no habla ni una sola palabra... 
Asi está por 20 o 30 minutos, se pierde en sus pensamientos, se pierde en su propia alma.
Se va a dormir, cierra todo con llave para que nadie lo moleste, aproximadamente a las 17:00 o 18:00 hs se vuelve a levantar, lo miro creyendo que va a decir algo, aunque sea algo estúpido, pero no... 
Se vuelve a perder...
Vuelvo a retroceder solo un momento mis recuerdos, quiero encontrar el momento en que nos perdimos en medio de la tormenta de niebla, quisiera saber que es lo que realmente espera de mí.
Camina por toda la casa, en busca de alguna señal que le permita decir alguna palabra perdida en la inmensidad del silencio.
Ese silencio que se cuela por los huesos, y los convierte en profugos de la libertad...
Quisiera decirle muchas cosas, quisiera que me escuche, pero al verlo me derrumbo, sin razón aparente... 
Sin sentido, sin dudas, y sopungo que debe ser, porque tengo miedo, de que nunca se de cuenta que hay cosas que CAMBIAR, que no se puede vivir de esta manera, hablo más con un desconocido, que con mi propio padre. Y me duele, me duele tanto que no sé que hacer, 
jugaría, que se da cuenta, pero no sabe que hacer...
Pero otras veces siento que disfruta al verme así.




Todos los días hace exactamente lo mismo, toma su mejor abrigo, toma su celular, se peina su corto cabello y se pierde entre las calles que lo conocen desde que es pequeño.
Toma una larga avenida, se pierde en sus pensamientos, y no sé que es lo que piensa, no sé cuales son sus conclusiones, y mucho menos...
Si alguna vez tendrá el valor para cambiar todo esto...
Para ser lo que tuvo que ser.
Y para olvidar su pasado, sé que nadie tiene el derecho de hacer sufrir a la otra persona, pero desde que nació estuvo sentenciado a sufrir...
Y aunque demuestre que es fuerte, no lo és... 
Y me da lástima, porque nadie dijo que demostrar la debilidad que conlleva un corazón sea producto de risa. 
Todo lo contrario. 




Tal vez... Mañana sea todo distinto...

Nunca te olvides que te quiero... Y aunque nunca me lo has dicho, creo que sentís lo mismo... 






Puede ser...

12 comentarios:

  1. Qué hermoso... A veces es dificil cambiar, y la monotonía de la vida es todo en lo que contamos como algo fijo, algo fijo en nuestras vidas...
    Que estés bien <3

    ResponderEliminar
  2. Hola Marina, por tu texto veo que estás creciendo; ya empiezas a superponerte y a comprender o compadecer a las personas mayores de tu rededor; porque cuando somos capaces de darnos cuenta de las cosas injustas que suceden y que nadie hace nada por cambiarlas es que somos superiores intelectualmente entonces sólo debemos entender, ayudar, y en últimos de los casos compadecer. Aún no me desocupo con la mudanza Marina pero un día de estos te doy la sorpresa ¿cómo será oirte...?? Un besote

    ResponderEliminar
  3. Esas situaciones que se repiten, dia tras dia.
    Los momentos que se pierden por cerrar los ojos ante quien sabe lo que sentimos, aun cuando lo callamos.
    Los sentimientos que parecen perderse tan solo por no parar y tratar de hablar de manera normal.
    Me paso lo mismo, y senti lo mismo.

    A veces, es muy dificil modificar las situaciones, y hasta no se puede. No se sabe como hacer para cambiar lo que poco a poco se transforma en costumbre.

    Te quiere, claro que lo hace. Pero decirlo es algo tan raro que hasta puede que le parezca que es algo que se sabe.
    Desconociendo lo hermoso que seria escucharlo...


    Pd: YA NACIÓ!
    Es hermosooooo!!!!


    Besos!

    ResponderEliminar
  4. me ha encantado, y si, haces bien en creerlo, te quiere.
    BESOS ENORMES! :)

    ResponderEliminar
  5. Marina tus palabras transmiten mucho..quizás tengas q hablarlo vos, sacar fuerzas de donde no tengas y preguntarle...trata q el hable y se exprese ...
    que se yo...
    un beso
    cuidate!!
    David.V.

    ResponderEliminar
  6. si,mañana puede ser diferente,

    ResponderEliminar
  7. profugos de la libertad...
    como me gusto esa frase!

    a mi me dejaste pensando. porque una cosa es cuando la niebla nos cae del cielo, y otra, cuando la otra persona disfruta viendonos mal.

    se lo dificil que es. pero yo me sacaria la duda, y en base a su respuesta, lo apuesto todo, o preparo mis maletas.

    un saludo desde la lejania.

    ResponderEliminar
  8. Ojalá hoy te levantes y todo haya cambiado, de veras. Es muy triste lo que describes..
    Igual esto es una larga racha, pero que pasa ;)
    Un besito Marina

    ResponderEliminar
  9. Puede ser distinto o no cambiar nunca; eso siempre depende de las dos personas... yo apuesto por el cambio, ya que los silencios destrozan el alma. Ánimo :)

    Gracias por dejar tu huella en mi blog :)
    Un abrazo extragrande

    ResponderEliminar
  10. Cariño los recuerdos malos siempre quedarán pero piensa que despues de cada tormenta, sale el sol.

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado, preciosa entrada =)

    ResponderEliminar