14 ene. 2010

Expulsando recuerdos



Pasaron casi tres años... Pasaron miles de cosas que quizás nunca descubras, o quizás puedas descubrir...
No sé por donde empezar, o por donde terminar.
¿Terminar? Nunca termina nada, lo único que termina son los amores pasajeros y la vida misma...
Esa que te da y te quita lo justo y necesario...[...]
He reproducido en mi mente miles de imágenes que desearía quemar en un instante para no volver a recordarlos,
porque quisiera olvidarlos,
porque quisiera arrancarlos de mi corazón aunque duela y me mortifiquen,
porque no los necesito.
¿Qué quemarías?
Mis recuerdos, varios de mis pensamientos entristesedores, cartas, y su amor.
¿Se podrá quemar un amor que nunca fue?
¿Se podrá vivir sin amor?
¿Se podrá quitar de los recuerdos amores que nunca fueron?
¿Se podrá quitar de la memoria la agonía y el sufrimiento de los momentos pasados?
Jamás, los silencios de las lágrimas delataban un dolor que no quería ser libre,
que no quería sentirse
y tampoco deseaba un final así... Tan triste y tan doloroso... Es imposible encontrar las palabras exactas para ocultar el tiempo, para aceptar de una vez y para siempre que no está entre mí,
solamente en mis sueños. Y que jamás volverá.
Pude que siga igual que siempre,
puede que no...
Y puede ser que algún día no muy lejano... Pueda aceptar su muerte...

¿Qué cosas quemarías? ¿Un amor puro que nunca pudo ser, o realidades que ahogan?

13 comentarios:

  1. yo quemaria esas realidades que ahogan...

    ResponderEliminar
  2. Mis realidades mas dolorosas y dificiles de sobrellevar

    ResponderEliminar
  3. yo enviaria ese tipo de realidades al unierso del infinito negro, para que no atormentaran más.

    Nadia sabe como se puede olvidar algo que no tuvo lugar. Te entiendo perfectamente.

    Genial!

    Bisous!

    ResponderEliminar
  4. Me alegro de que mis palabras puedan darte de fuerza, en serio...
    Creo que jamás debes quemar nada de lo vivido. Un amor que no pudo ser en el fondo es bonito(yo el amor más doloroso y a la vez hermoso que he tenido ha sido ese) y en el fondo todo tiene su inocencia... Y las realidades que ahogan te enseñan a ver que hay otras que no lo hacen, y aprendes a disfrutarlas :)

    Un beso, adorable Marina :)

    pd: Tengo una sorpresita para ti en mi blog :)

    ResponderEliminar
  5. No se como he encontrado tu blog, pero, no me arrepiento :)
    Me ha encnatado esta entrada ^^!

    Te sigo vale??

    Saludos Franceses!!

    ResponderEliminar
  6. ... nunca es momento preciso para irse ni tampoco para empezar...

    amo los puntos suspensivos porque crean un lenguaje sin palabras. una especie de pensamientos que nos permiten ser.

    supongo que no quemaria ninguno de los dos, o si lo haria seria para esparcir las cenizas y dejarme volar con ellas para ver no solo una parte de la realidad sino todo el panorama desde arriba.

    ResponderEliminar
  7. Tal vez no se pueda borrar el sufirmiento pero de alguna forma u otra se puede salir adelante.
    Y no me quedaria con las realidades que ahogan,si no con las realidades que ayudan a respirar.
    Un beso
    Gracias de nuevo por pasar.
    Suerte :)

    ResponderEliminar
  8. más que quemar, a mí me gustaría arrasar las realidades que ahogan, y como dice Un Solo Palpitar, me quedaría con las realidades que ayudan a respirar :) un besoooo!! :))

    ResponderEliminar
  9. Qué difícil! no sé qe me gustaría quemar más pora que amabas me inquietan por igual.Te quiero mucho Mari,espero que estes re bien y ojalá hablemos pronto (:
    Cuidate,bye!

    ResponderEliminar
  10. Ojala se pudieran kemar los recuerdo el amor duele demasiado, la realidad es horrible.....

    Me encanta tu blog...

    ResponderEliminar
  11. Gracias por ayudarme a ayudarme a mi misma.No se porque pero esta historia me hizo pensar en que mi mama tenia ... ya sabes , me hice un falso sueño .No me gusto es sueño de un posible futuro.

    TU entrada no me gusto pero a la vez me gusto.Besos y gracias :)

    ResponderEliminar
  12. Me decanto también por las realidades...

    ResponderEliminar
  13. Mis recuerdos ya son imposibles de despegar, están ahí vivos.
    He aprendido a convivir con ellos, los he superado.
    Ya no lastiman como antes, que eran como una navaja enterrada en mi cuerpo.

    Salu2

    ResponderEliminar