23 ene. 2010

Ciclos de la vida.


Puedo oir tu voz... Diciéndome que todo ha acabado, que deje de llorar como todos estos últimos días agonizantes.
¿Pero si es lo único que he aprendido en todo este tiempo?
¿Qué tiene de malo? Es una manera no muy convencional de demostrar el dolor, pero al fin... Certera... ¿No?
¡Pero si nunca lo demostras! Es cierto, todos creen que nada me ocurre, pero es todo lo contrario, no tiene nada de malo, 
ESCONDER, lo que está aca adentro, vos sabes a que me refiero.
No soy perfecta, y nadie lo és, y si alguien se cree perfecto... Está equivocado/a, pero es problema de otros no mio...
¿Qué dirías? Que todos los recuerdos que se esconden en tu corazón puedan conocer la luz penetrante del sol, o sencillamente 
el desahogo de las palabras exclavizadoras...
Mmmm... ¿Si lloro no pasa nada? Imaginate que no hay nadie aquí, sólo estas vos... Demostrando que el pasado no te atormentará más...
Sólo que... el pasado es presente, porque lo he provocado...


Cinco años antes...

22:30 hs, sonó el teléfono, escuché perfectamente lás lágrimas de mi mamá, cortó rápidamente y llamó a un remis... 
Me levanté lentamente, y escuché que mi abuela, había sido internada de urgencia, y en esos momentos estaba siendo operada...
Yo tenía apenas 16 o 17 años, la noche anterior había estado con ella. Pasaron las horas... Todo salió bien, pero siempre hay un pero que mortifica el tiempo.
La mayoría de sus últimos días de su vida, se la pasó internada en una clínica, llegaba del colegio a las 6 de la tarde, me cambiaba lo más rápido posible, porque iba a perder el horario de visitas. 
Entré y sentí con un nudo en la garganta atascaba mis palabras, no podía mirarla de la misma manera en la que lo hacía siempre,
no podía disimular mi tristeza.
Entre sin hacer ruido, porque creí que estaba durmiendo, pero no...
Ni bien me vió, me dijo con una sonrisa en la cara.
Marina vinistes a verme, estás acá conmigo.
Y le dí un beso grande, y le dije, siempre siempre estuve aca velando tu sueño.
Vos sabes que siempre voy a estar, eso no lo dudes nunca... 
Sólo pude estar unos 15 minutos, que fueron los más hermosos. 
Sabía que mucho tiempo no le quedaba... Sólo el suficiente para no olvidarla nunca, 
y llevarla en el corazón...
Lo peor llegó con el tiempo, tuve la sensación más horrible del mundo, parecía que mi corazón se ahoga lentamente y no podía hacer nada,
mi llanto no lo podía detener, no había ni HAY palabras para calmar este dolor latente en mi alma. 
Lo más triste de todo, es ver como el tiempo se encarga de matar lentamente pero con fuerza a el cuerpo, 
como el pelo de color negro, pasó a gris... o blanco en su defecto... 
Cómo la fuerza del cuerpo se va perdiendo.
Y ver como acabó todo...

Sé que todo esto, es demasiado doloroso para mí, pero necesito sacarlo... 



Tres años después.

¿Qué es lo que cambió?
¿Qué se siente después de todo?
¿Cambiastes? ¿Seguís siendo la misma? 
Sencillamente las personas cambian con el tiempo, cambian por los sucesos de la vida, y he cambiado lo suficiente como para no conocer a esa persona que se quedó atrapada en el tiempo.
Pero sé que muy adentro mio vive. Aunque me muestre lo suficientemente fuerte, no lo soy, 
y nunca lo seré... Pero los demás lo creen y eso es más que suficiente...

18 comentarios:

  1. Es muy triste cuando ocurren cosas así, pero hay que pasar página. Narras todo con una entereza asombrante... =) Me gusta como escribes.
    ¿Por cierto, eres argentina? es que me encanta como habláis y vuestro acento; yo soy española jeje. Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a todas las personitas lindas que pasan por mi espacio, y dejan sus bellas palabras, porque es gracias a ustedes que esto sigue día a día.

    Y disculpen que no pude devolver algunos comentarios, pero mañana ya lo podré hacer o más tarde! Un beso a todos!

    ResponderEliminar
  3. Hacemos un papel hacia fuera. Una máscara con una gran sonrisa grabada en ella. Nos comemos los problemas con patatas y lloramos a escondidas. Eso, jamás será de cobardes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Excelente texto compartes,
    ha sido un placer pasar por
    tu casa,
    feliz semana
    un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Es una lástima, aquí en el norte de España suele nevar mucho en invierno :) ¡Vente unos días!
    ¡Un beso grande! <3

    ResponderEliminar
  6. HOy me conecté de a ratos pero no estabas, amigate con la tecnología ya hacete un facebook jajaj. es que con este calor no me da para sentarme en la pc más que para contestar algun que otro comentario, es demasiado calooor.
    Vos tenes una suerte de estar cerca del mar, no me gusta mucho pero es fresquito (L)
    Y tu texto lo leia el de abajo y me acordé la ultima vez que ví a mi abuela, que mujer tan fuerte... Y como la extraño, nunca la voy a olvidar :(
    Un beso enormisisisimo a vos, es que con solo comentarnos asi me caes bien jaja!

    ResponderEliminar
  7. mmm... a comienzos del año pasado yo sufrí una experiencia bastante dolorosa. Creo que fue más dolorosa incluso para quienes me rodeaban, por el hecho de que yo sola la habia provocado.
    Recuerdo que hasta ese entonces yo me creia fuerte, y la gente que me rodeaba tambien... pero... después de eso un día hablé con mi papá, y te digo, fue una de las charlas más fuertes que tuve. Me removio tantoo...

    Descubrí que no era nada fuerte, y que de nda servia fingir tanto, porque hay un día , en el que realmente, te caes.

    Nos estamos leyendo!

    ResponderEliminar
  8. Es muy triste cuando pasan esas cosas,yo no me pude despedir de mi abuelo.
    Pero bueno la vida,lamentablemente no hay una manual para seguirla!
    Un beso grande
    Suerte:)

    ResponderEliminar
  9. Tuve que leerlo dos veces para poder comprenderlo jajja.... por más que queramos lo que fuimos nunca se irá podemos ignorarlo pero siempre estaráahí porqe sin eso no estaríamos donde estamos ahora... las personas no cambian por completo solo evolucionan en lo qe les conviene.
    Te quiero Mari (:

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantando, es realmente precioso Marina!

    besos infinitos!

    ResponderEliminar
  11. Bueno a mi encantó tu relato, porque así nos disfrazamos de fuertes cuando la verdad es que somos muy sensibles y débiles,así asegura una psicoterapeuta de Perú, dice que los de rostro másadusto mantienen esa presencia porque es su defensa para afrontar la vida viven de mal humor y son agresivos todo el tiempo.En fin es una suerte haber encontrado tu blog. Te enlazo. Un abarzo.

    ResponderEliminar
  12. precioso, siempre me dejas buen sabor de boca con tus entradas.

    ResponderEliminar
  13. Sinceramente, me ha emocionado, porque perder a un ser querido es doloroso y más si ves que poco a poco su vida se acaba y no puedes hacer nada.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  14. Recordar a alguien así es señal de un corazón muy muy grande..

    ResponderEliminar
  15. Nunca podemos ser que somos muy fuertes porque en estos momentos hasta el mas fuerte desmaya, algo tan doloroso que nos golpea de un segundo a otro.

    Nunca pensamos que pueda ocurrir, y llega el momento en que pasa sin avisar..

    Salu2

    ResponderEliminar
  16. A veces se saca la fuerza de donde no se cree para poder llevar esos momentos tan duros. Y tampoco viene mal convertir el pasado en presente, porque ella sabia que eras lo suficientemente fuerte como para seguir y llevarla en el corazon eternamente, y que estabas con ella. Y creo que con eso, al final, te vale.
    Aunque esa fortaleza a veces se derrumba, y siempre es bueno tener a alguien que te ayude a reconstruirla :)

    Un besazo enorme, Marina :)

    ResponderEliminar
  17. joer! esta entrada a superado todas las anteriores y eso que era dificil, cada dia escribes mejor *O*

    ResponderEliminar