1 ene. 2010



Acabó.
Entre medio de gritos,
entre medio de llantos desgarradores,
entre medio de palabras llenas de rabia, de hipocrecia, de dolor.
Y entre golpes que tuve que frenar.
No les importó nada, no les interesó terminar y comenzar un año como la misma mierda que lo denomina.
Me cansé de vivir constantemente todo lo malo, y olvidar lo que se denomina esa felicidad...
Esa que añoran tanto...
¿Para qué?
¿Para qué?
Para olvidar el pasado, para olvidar porque existimos,
para olvidar que todo lo malo NUNCA se va, sólo se aloja en alguna que otra parte del corazón, esperando sigilosamente su participación.
Lloré, hasta cansarme y me hicieron traer a esta cruel realidad, lo que había dejado en el pasado.
Todas esas tristes facetas que viví desde pequeña, para sentir más dolor.
Para acabar como 5 años atrás...Pero no volveré, es lo que menos quiero en este momento. Sólo necesito desahogarme...
Hoy lamentablemente el día no termina, y va a seguir empeorando como me lo imagino.
Tengo que entender de una vez por todas que tengo que seguir caminando sin mirar atrás, por más que mis piernas estén cansadas de tanto hacerlo.
Por más que el corazón no soporte tantos golpes, por más que toda la realidad se derrumbe como una torre terriblemente alta en busca de un suelo duro y sin resistencia alguna.
Para sentir el golpe duro, para quebrar hasta el llanto más débil.
También tengo que entender que la única que me ayudó a levantarme día a día, y a "sonreír" por ella, ya no está.
Estoy sola, acabada y debastada sin saber a donde ir.
No sé que voy a hacer para que las cosas tomen el mejor rumbo. (Será el que tenga que ser)
Porque si las cosas pasan por algo tendrán su significado, ojala algún día ese Dios en el que creo tanto, toque mi corazón y borre todo los llantos derramados, todos los golpes que me dieron, todos los malos tratos, todas las veces que no tuve nada que comer y sentía el dolor de mis tripas porque no teníamos nada que comer, teníamos que esperar a que pase el día, y esperar a que un nuevo día llegue algo, algo que nos llene por un día más.
Pero también tengo que agradecer que hoy gracias a todo el esfuerzo de mis padres tenemos lo que tenemos, puedo estudiar lo que me gusta, tenemos nuestra casa propia, y mi único anhelo, sería devolverles un poco de lo que tanto me dieron día a día, para que dejen de trabajar tanto como lo hacen.
También tengo que agradecer por tener una salud maravillosa, por mis padres, aunque han cometido muchos o demasiados errores, pero gracias a ellos soy lo que soy hoy en día.
A pesar de que ellos mismos me han perjudicado tanto, hay que aprender a mirar hacia adelante, y saber perdonar, y saber agradecer que hoy tenemos todo lo que nos hace falta.
A todas esas personas X, que sé que no valoran lo que tienen en sus mesas, que SE QUEJAN DE ABSOLUTAMENTE TODO, que se HACEN problema por ESTUPIDECEZ, que se creen el centro del mundo, cúando del otro lado hay personas que esperan sentirse acompañadas. Es hora de abrir los ojos, de SER y DEJAR de ser MATERIALISTAS, empezar a quererse por lo que uno és, y no por lo que los demás quieren que seas.
Tenía la ilusión que este 2010 podría cambiar algo, podría empezar a llenarse de grandes alegrías, porque sé que este año me voy a recibir porque lo deseo con todo mi corazón, y empezó de la peor manera.
Cuándo la mayoría de las personas festejaban con sus seres queridos la llegada de un nuevo año, nuestra realidad era demasiado diferente.
Tuvimos que caminar muchas cuadras para llegar a nuestra casa, no había lugar ni tiempo para quedarnos.
Lo más triste de todo era ver a toda esa gente fuera de sus casas festejando y tirando cuetes, mientras nosotras llorábamos de tristeza.
Mientras mis piernas no daban más tanto caminar, no soportaba el dolor de mi panza.
Ojala que todo tome el trayecto que deberá tomar todo, que las malas noticias y los sucesos dejen de ser absolutamente tristes, y empiecen a llenarse de esperanza.
Porque es lo único que necesito, a pesar de que el dolor sea incurable, tengo ganas de sonreír sin fingir, de reir hasta que me duela la panza, de recordar las tonteras que hacíamos cuándo eramos aún chiquitas y no sabíamos como enfrentarnos al mundo (NO HABÍA NADA PORQUÉ PREOCUPARSE).
Y empezar a abrazarnos y llorar de felicidad por chistes estúpidos que antes hacíamos.
Sólo quiero pequeñas cosas que otros tienen, que no lo saben valorar, y sentirme acompañada y no tan sola como lo he estado estos últimos años.
Les deseo lo mejor a todos, y espero que este año para ustedes sea realmente lo que ustedes desean con todo el corazón.

A pesar de todo. Bienvenido 2010

3 comentarios:

  1. es simplemente la realidad, la gente que lo tiene todo nunca lo valora y simpre ancia y todo lo q tenie lo desperdicia sin pararse a pensar q en aa otra parte del mundo alguien puede desear lo q el tira sin nisiquiera pararse a pensar.
    solo espero q vuelvan a aprecer esas risas despreocupadas,todo eso de lo q tu hablas y espero q poco a poco tus sueños se hagan realidad, simplemente desearte ,lo mejor y esperar q el año mejore.
    mis mejores deseos!*
    un bss, cuidate y nunca cambies, xq personas como tu son las q valen de verdad!*

    ResponderEliminar
  2. El recuerdo del daño que alguna vez nos hicieron es nuestro peor enemigo, porque, como tú dices, nunca se irá. Pero hay que aprender a convivir con él día a día y a superar, por mucho que nos duela, su deplorable existencia.
    Y piensa una cosa, cielo: cuanto peor empiece el año, mejor acabará ;)
    Mucho ánimo, de verdad.

    ¡Feliz 2o1o, preciosa!

    P.D.: Te sigo :)!

    ResponderEliminar