19 dic. 2009

Parte 6




Antes de que pronuncies alguna palabra, quiero decirte algo que te lo tendría que haber dicho hace tiempo. Sé que no soy la típica chica que se entrega al amor, que confía los secretos más tristes y felices a la primera persona que se le cruza por la vida. Quizás… Nunca más te vuelva a ver después de este día, y no me importa, porque mi corazón se sentirá libre de amar y ser o no correspondida… Dijo Agustina en voz baja… Un tanto tímida… Atenta a la mirada única y conmovedora de Claudio.
Otra cosa más… Te ves realmente hermoso hoy… (No podía entender como me sentía junto a él, como el cielo se partía en miles de colores, y aunque ese mismo cielo que se veía inundado de colores era totalmente gris por la tormenta que se avecinaba, el lo transformaba con una sencilla y perfecta mirada).
* Gracias por todas estas palabras perfectamente armoniosas que me has dicho. Sé que es lo que realmente sentís… Ahora me toca decirte algo muy importante para mí, y quiero que me escuches atentamente, no quiero que me saques los ojos de encima, es lo único que te pido…
+ No lo haré…
* Vos sabes que cuándo te conocí, tus ojos, y tu corazón le pertenecían a otra persona… Y eso siempre lo respeté aunque nunca te percatastes de eso, yo te miraba sigilosamente, y con un gran amor. Hasta que me empezastes a mirar con otros ojos, y es lo que siempre esperé. Y ahora que te tengo frente a mí para un sueño único del que no quiero despertar.
+ Y nunca despertarás, porque aquí estaré para ti siempre…
Nos miramos sin pronunciar palabra alguna por más de 3 minutos, 3 minutos que permanecen guardados hasta el día de hoy…
* Te quiero, como nunca he querido a nadie, sé que vos sentís lo mismo que yo… Y me encantaría pertenecer a tu pequeño mundo lleno de amor… Sé que sos la persona que estuve esperando todo este tiempo, sé que sos lo que siempre he soñado, y por lo que he luchado día a día en silencio…
A veces sentía que no podía controlar todo esto, porque para nadie es fácil ver a la persona que amas, con otra persona que no era yo… Porque yo era esa persona que quería abrazarte con gran ternura, y darte un beso apasionado, y lleno de amor.
Porque quería ser yo… El dueño de tus sueños, de tus deseos, de tus pensamientos, y dueño de tu corazón…
+ Es lo que estuve esperando todo este tiempo, escuchar estas palabras, este sentimiento que puedo palpitar a centímetros… Gracias por aparecer en mi vida, y por hacerme conocer lo que es el verdadero amor…
Sin pensarlo un segundo… Claudio besó mis labios de la manera más tierna y hermosa que jamás hubiera imaginado.
Sos lo que siempre he soñado, sos ese imposible que robó cada uno de mis suspiros…Sos la persona que velará cada uno de mis sueños, sos esa persona que estuve esperando todo este tiempo…Dijo tiernamente Agustina…


4 comentarios:

  1. aiiiiiiiiiiiiiii que ternura!!! ojalá en la vida real las cosaas terminarán así pero es algo casi imposible.Me encantó este capítulo Mari *-*
    Cuidate,te quiero

    ResponderEliminar
  2. Que final mas lindoooo! :)
    Me alegro que encontrase a Claudio

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me alegro que hayan terminado así las cosas ;)

    Muy entretenida el relato.

    Salu2

    ResponderEliminar
  4. bueno al menos en los cuentos podemos todavía esperar finales felices :)

    !!

    besos.

    ResponderEliminar