3 oct. 2009


He sentido los gritos de mi interior, y aún así nunca les dí importancia.
Creí en sus estúpidas palabras...
Y después de unos 6 meses sin verlo, sin poder mirarlo a los ojos, sin poder cruzar alguna palabra con él.
Hoy sucedio lo que tanto me temía...
Volver a sentir los nervios apoderándose de mi cuerpo.
Aparecí detrás de él sin que lo notara,
me saludó, me preguntó como andaba...
Y nuevamente volvió a repetir que aún me quería...

El miedo se había apoderado de mí, los minutos pasaban y lo único que quería era volver a ver sus ojos, y su tierna mirada sólo por un segundo... Aunque eso significara el fin de nuestra triste historia

2 comentarios:

  1. Si, muchas veces nos pasa eso...esa última mirada esa gota de nostalgia muchas veces es sólo nuestra.Lo importante es seguir y otros ojos te cautivarán.
    cariños

    ResponderEliminar
  2. Es muy triste este escrito...me pego fuerte, porque esa ultima mirada es nefasta, te mata!!!...pero es como dice Mariana....otros ojos llegaran y te miraran y caeras rendida.....y lo bueno es que te haran feliz!


    P.D: perdon, pero me confundi...con el comentario, te confundi con Mariana....jeje perdon U.U

    Bsos!

    ResponderEliminar