15 oct. 2009


Déjame pronunciar las palabras más tristes esta noche...
Déjame decirte, que nunca fui nada para tí, sólo un simple juego...


Lograstes calmar mi desesperación con mentiras absurdas...
Ahora lo único que te pido es que te marches de mi lado...

3 comentarios:

  1. Hola Marina:
    Siento haber tardado tanto en comentar, pero, como siempre, los estudios no me dejan un segundo libre. Tus relatos, simplemente magníficos.
    Este me ha encantado: conciso y desgarrador. Me encata. Un beso:
    DCAC

    ResponderEliminar
  2. El problema cando se valla,va a ser olvidarlo.Porque aunque fuese solamente un juego , ambos fueron victimass del amor.

    Un beso grande!

    ResponderEliminar