20 sept. 2009

Calles olvidadas

Desde que tengo uso de razón, desde que puedo recordar lo que realmente provocó mi dolor.
Él ha sido un gran contribujente.
Recuerdo como cada palabra que pronunciaba, molestaba.
Recuerdo que cada cosa que hacia. Estaba mal.
Miraba sus ojos, y se le llenaban de lágrimas. Ella sabía que se sobrepasaba. Pero sin embarg
o no hacia nada.
Y yo simplemente lloraba. No quería llegar a mi casa, me iba a encontrar nuevamente con las mismas escenas.
¿Mi felicidad dónde quedó?
¡Mi niñez! ¿Qué fue de ella?

¿Mis sonrisas donde se escondieron?.
Quisiera poder responder a todas estas preguntas.

Quisiera poder decir que hoy... Soy feliz, pero no puedo, no lo siento así.
Quisiera poder contarle todos estos secretos que esconde mi alma, pero la llamada palabra "confianza" no existe. Y jamás existirá.
Quisiera volver a ver su sonrisa,
volver a escuchar sus chistes,
volver a ver como se escondia en aquellas calles olvidadas, denominadas "amores imposibles".
Volver a sentir que mis palabras tenían consistencia.
Volver a confiar.
Pero no puedo, hay algo que me lo impide.
Y cuándo creí que lo lograría.
Algo siempre lo impide...
Es ella misma, quién no tiene el valor de ser feliz... Le tiene pavor...

4 comentarios:

  1. Pufff.....tus escritos son como cachetadas....es algo positivo quedate tranquila jajajaja.

    Cada tanto le temo a la felicidad, porque si tenes un momento de felicidad, luego te vienen dos momentos amargos, tristes....por eso aun no soy completamente feliz....solo de a ratos...porque me da miedo.....


    Pero bueno, solo queda disfrutar de esos momentos en los cuales, al menos, nos sentimos bien....

    Que estes bien!


    LoQra!

    ResponderEliminar
  2. Tiene que afrontar aquel miedo , dejar atrás el dolor junto con la tristeza para cambiarlos por unas cuantas sonrisas y alegrías.

    Que no demore mucho en hacer el trueque, porque con el tiempo puede llegar a olvidar como se era feliz.

    Un beso grande,

    Muy bonita la entrada, preciosa =)

    ResponderEliminar
  3. El ser que nos dio la vida, no debería quitárnosla
    El ser que nos vio crecer, no debería odiarnos…
    Caminar por la vida sin haber recibido amor
    Nos impide darlo, sin sentir dolor…

    ResponderEliminar